Aportan 75.000 millones para evitar nuevas caídas de sus divisas
El presidente ruso, Vladimir Putin, saluda a su homólogo español, Mariano Rajoy.
El presidente ruso, Vladimir Putin, saluda a su homólogo español, Mariano Rajoy.

Los emergentes piden a EEUU que no frene los estímulos

Crean un fondo de 75.000 millones para combatir futuros desequilibrios

China aporta más de la mitad de los recursos

Frente al desplome de la zona euro y el enfriamiento de EE UU en los últimos años, los países emergentes incluidos dentro de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) han disfrutado de un crecimiento a tasas muy elevadas, gracias en gran medida a las políticas de estímulo lanzadas desde EEUU que ha tenido un efecto balsámico en sus economías:por un lado les da salida a su oferta y por otra que ha apreciado de forma sustancial sus monedas gracias al abaratamiento del dólar. Esas economías temen que el fin de estos estímulos cause una fuerte fuga de capitales especulativos de sus países, que podrían ser agravados por un virtual encarecimiento del precio del dólar.

“Una eventual normalización de las políticas necesita ser eficaz y cuidadosamente calibrada y claramente comunicada”, aseguraron estas naciones en un comunicado tras una reunión de sus líderes en San Petersburgo, ciudad que acoge la cumbre del G20.

Obama elogia las reformas de Rajoy

El presidente de EEUU, Barack Obama, trasladó ayer al presidente español, Mariano Rajoy, que percibía cómo la economía española estaba recuperándose y que las reformas emprendidas por el Gobierno español empezaban a dar resultado, según fuentes de Moncloa. En un breve encuentro antes de la cumbre del G-20, Obama dijo a Rajoy que había dado orden a su equipo para preparar un encuentro en los próximos meses.

La declaración refleja la preocupación de los países en desarrollo respecto a la perspectiva de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ajuste su política monetaria expansiva, así como por lo que consideran un insuficiente esfuerzo de Europa para promover la recuperación a través de la demanda. “No hemos acordado medidas concretas. Creo que es algo que deben afrontar los ministros de Finanzas en el próximo encuentro en octubre. Sobre todo teniendo en cuenta que para entonces estará más claro cuáles son los riesgos económicos”, aseguró la directora de la delegación de la presidencia rusa, Kseniya Yudáyev. En su opinión, los líderes de esos cinco países son los que deben valorar si la fuerte depreciación que han sufrido recientemente sus monedas se debe únicamente al anuncio de la Reserva Federal o también se puede atribuir a otros factores, como por ejemplo la debilidad de sus balanzas de pago nacionales.

A la espera de resolver esa incógnita, los BRICS acordaron crear un fondo de 75.757 millones de euros con el que trataran de combatir futuros problemas con sus divisas. De ese dinero, China aportará 31.254 millones, mientras Brasil, India y Rusia aportarán 13.719 millones de dólares cada uno y Sudáfrica contribuirá con 3.811 millones de dólares.

Brasil, China y Sudáfrica han sido los países BRICS que más han insistido en vísperas de la cita internacional de San Petersburgo en su determinación para poner sobre la mesa los efectos negativos que podría tener, y de hecho ya tiene, el previsible cambio en la política monetaria de Estados Unidos.

Normas
Entra en El País para participar