Empresas Vintage
De actividad precaria a invento ‘made in Spain’

De actividad precaria a invento ‘made in Spain’

La fregona está presente en los hogares de más de 30 países de todo el mundo

Su origen se remonta a 1956, gracias al ingeniero aeronáutico Manuel Jalón Corominas

Una conversación en un bar bastó para dar origen a un invento que ha permitido que millones de personas dejen de sufrir enfermedades como bursitis en las rodillas, artritis o artrosis. La fregona, uno de los inventos españoles que más repercusión social ha tenido en la segunda mitad del siglo XX y que situó a España a la altura de EE UU, pasó de ser el nombre con el que se designaba a las personas encargadas de limpiar los suelos –generalmente mujeres de más precaria economía y menores recursos culturales– a convertirse en un utensilio presente en los hogares de más de 30 países.

Su origen se remonta a 1956, cuando Manuel Jalón Corominas, capitán ingeniero aeronáutico, comenzó sus ensayos inspirado en el recuerdo que conservaba de sus prácticas en Estados Unidos. Allí, mientras completaba su formación, fue testigo de una nueva forma de limpieza que no requería tantos esfuerzos. Una bayeta atada al extremo de un palo y la ayuda de un cubo metálico eran más que suficiente.

Cronología

De actividad precaria a invento ‘made in Spain’

1956. Nace la marca Rodex. Ese mismo año, Manuel Jalón Corominas comienza la comercialización del modelo doméstico, uno de los tres tipos ideados por el ingeniero aeronáutico.

1958. Se constituye la compañía Manufacturas Rodex con un capital de 1.415.000 pesetas, 825.000 en efectivo y 590.000 en aportaciones no dinerarias de Manuel Jalón Corominas y Emilio Bellvis Montesano.

1959. Juan Gunfaus Navarro registra su modelo número 75.168, conocida popularmente como Mery de Tarrasa, la competencia directa del modelo de Jalón.

1964. Se crea el primer escurridor de mopas de una sola pieza de plástico, que Manuel Jalón registró como patente de invención en España, Francia, Bélgica e Italia.

1971. Manufacturas Rodex participa en la Feria de Muestras de Colonia (Alemania) con estand propio. Un año después lo haría en París.

1974. La Real Academia Española admite la acepción fregona como útil de fregar el suelo. Anteriormente se empleaba para designar a las personas encargadas de la limpieza.

1988. La multinacional Curver compra la mayor parte del capital de Manufacturas Rodex.

2007. El Juzgado número 1 de los Mercantil de Zaragoza determina que Manuel Jalón es el autor de la fregona. Un año después la Audiencia Provincial ratifica la sentencia.

2013. La justicia eleva la indemnización a pagar por los herederos de Bellvis a 21.000 euros.

Mientras sus compañeros y amigos disfrutaban del tiempo de ocio que les quedaba después de dedicar el día a la reparación y mantenimiento de aviones en los talleres de la base aérea de Zaragoza, Jalón empleaba todos sus recursos para crear lo que designó como lavasuelos. Con la ayuda de amigos y familiares que le prestaron el dinero, en un momento en que la escasez era la característica de una economía de posguerra, adquirió los materiales necesarios para su fabricación. Este ingeniero creó tres prototipos: el modelo doméstico, de inspiración americana; el conocido como Batea, similar al anterior pero de mayores dimensiones y sobre una base de ruedas, y el denominado Simplex o Tandem, con uno o dos grandes cubos, uno para agua limpia y otro para la sucia. De manera paralela, Jalón registró el 30 de noviembre de 1956 la marca Rodex, propiedad en la actualidad de sus hijos y que durante más de 30 años fue la marca más famosa hasta que en 1988 vendieron la mayoría del capital a la holandesa Curver.

Pero la aceptación y difusión de la fregona, aunque fue rápida, encontró una serie de obstáculos. El primero de ellos era la reticencia de una parte de la población a todo aquello que era nuevo. Para combatirlo, Jalón consideró que la fórmula más adecuada eran las demostraciones en los establecimientos, así como la elaboración de folletos con imágenes donde se explicaba su funcionamiento.

Un año después de iniciar la distribución de los primeros modelos comenzó la producción en serie, la primera de ellas de 200 unidades. En 1958 se creó la compañía Manufacturas Rodex, con un capital de 1.415.000 pesetas, 825.000 en efectivo y 590.000 en aportaciones no dinerarias de Manuel Jalón Corominas y Emilio Bellvis Montesano. Su domicilio social se situó en el número 17 de la calle Princesa, en Zaragoza, donde adquirió un local de 142 metros cuadrados. La expansión del negocio obligó a trasladar la sede en 1966 a una nueva factoría situada en la carretera de Logroño.

Al invento de Jalón pronto le salió competencia. Entre ellas la Mery de Tarrasa, registrada por Juan Gunfaus Navarro en 1959. Sin embargo, esto no impidió que en apenas 20 años se vendieran en España más de 60 millones de unidades. Su relación calidad-precio fue el elemento que jugó a su favor.

Los pedidos de Enrique Falcón Morellón, representante de automóviles que desde el primer momento se sintió intrigado, así como sus conocimientos comerciales permitieron que ya en 1957 se registraran las primeras ventas en Madrid y Barcelona. Todo ello fue completado por las campañas promocionales y las ferias de muestras. Como los herederos de Jalón indican, su padre fue pionero en el uso del marketing de guerrilla, con actividades como el coche escoba, que acompañaba a las vueltas ciclistas de la época. Estas acciones se complementaron años después con campañas publicitarias en los medios.

No obstante, el gran hito de Jalón llegó en 1964 con la creación del primer escurridor de mopas de una sola pieza de plástico que registró en España, Francia, Italia y Bélgica como patente de invención. Poco después dio paso a la comercialización de los modelos Cisne y Gaviota. En ellos se inspirarían el resto de prototipos que surgieron una vez transcurrieron los 20 años de validez de la patente. El nuevo escurridor, más ligero, redujo su coste un 30% y su diseño, de inspiración aeronáutica, ha sido imposible de mejorar.

Medio siglo después de su aparición tanto la fregona como el escurridor conservan intacta su apariencia. Algo que el experto Julio Capella señala como un fenómeno insólito.

La autoría de la fregona, objetode polémica en los tribunales

Manuel Jalón Corominas.
Manuel Jalón Corominas.

La batalla judicial para determinar quién inventó la fregona ha sido una constante desde el año 2007. Fue entonces cuando Manuel Jalón Corominas interpuso una demanda contra Emilio Bellvis Martín y Manuel Bellvis González, hijo y nieto de Emilio Bellvis Montesano.

Emilio Bellvis, amigo de Manuel y socio fundador de Manufacturas Rodex, abandonó su puesto de maestro de taller en 1962 y dos años después vendió sus acciones, dejando de formar parte del consejo de administración.

La polémica comenzó a surgir cuando Jalón presentó una demanda contra los herederos de Bellvis solicitando el reconocimiento de su autoría y exigiendo a los demandados que dejasen de adjudicarle méritos a su padre y abuelo que en modo alguno le correspondían.

El 6 de diciembre de 2008, el Juzgado número 1 de lo Mercantil de Zaragoza emitió una sentencia en la que determinaba que el autor de la fregona era Manuel Jalón. Meses después, el 1 de abril de 2009, la Audiencia Provincial de Zaragoza ratificó el fallo anterior.

Sin embargo, los herederos de Bellvis continuaron manteniendo su versión en la red y en los medios de comunicación. Tras presentar una demanda de ejecución, fueron condenados a rectificar su comportamiento y al pago de 18.000 euros en concepto de indemnización.

La última batalla legal la libraron los hijos de Jalón en defensa de la honorabilidad de su padre. Presentaron una demanda por intromisión en el honor de Manuel Jalón. El Juzgado número 14 de Zaragoza determinó que se había producido dicha intromisión y, en segunda instancia, elevó la indemnización a 21.000 euros.

Normas