X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Empresas Vintage »

Kellogg, 120 años después del primer copo

Kellogg contribuyó a cambiar los hábitos de una sociedad que consumía mucha grasa

En más de una ocasión, un error o un despiste han supuesto un gran invento. Es el caso de los copos de maíz que los hermanos Kellogg crearon en 1894, cuando olvidaron unos granos de trigo ya cocidos en un horno. Desde entonces, la compañía se ha esforzado en promover un estilo de vida saludable, que incluya una dieta sana y ejercicio físico. Se esforzaron, de hecho, en ser el inicio de un cambio en la alimentación de una sociedad que consumía dietas ricas en grasas. Diez años después de lanzar al mercado sus copos de maíz, 44 empresas ya elaboraban productos similares. En paralelo, W. K. Kellogg creó la fundación que lleva su nombre, con el fin de dar apoyo a la salud, a la educación y a la agricultura.

La multinacional Kellogg, con sede europea en Irlanda y cuatro plantas de producción situadas en Reino Unido, España y Alemania, está presente en más de 180 países, en los que comercializa más de 1.600 tipos de productos que incluyen, además de una gran variedad de alimentos elaborados a base de cereales, los aperitivos de patata Pringles. A la vista de todos estos datos se puede afirmar que Kellogg es una empresa global. Nacida en Estados Unidos, se expandió hacia Canadá, Reino Unido y Australia, y fue comprando algunas de las compañías más importantes en su sector. En 2012, la firma obtuvo unos beneficios a nivel global de 14.200 millones de dólares (10.672 millones de euros). Desde la compañía cuentan que su éxito se basa en innovar en productos, informar al consumidor y compartir estudios nutricionales.

Quienes también han hecho mucho por la marca han sido sus iconos publicitarios: el tigre Tony –de Frosties–, el mono Coco –de Choco Crispies–, el gallo Cornelius –de Corn Flakes– y la rana Dig’em –de Smacks–, entre otros.

Uno de los pilares para esta empresa tanto en España como en el resto del mundo es la gama de productos Healthy Snacks, con la que es líder desde 2003, año en el que lanzó al mercado las barritas Special K.

Otro de los puntos estratégicos de Kellogg es Food away from home (consumo fuera del hogar), productos en formato individual que se comercializan a través de establecimientos hoteleros, máquinas de vending y tiendas de conveniencia, entre otros canales de distribución.

Kellogg apuesta firmemente por la innovación, siendo una de sus señas de identidad. Prueba de ello son sus cereales enriquecidos, los primeros con vitaminas del grupo B, ácido fólico, hierro y calcio añadidos. Otro ejemplo son los cereales funcionales, elaborados con betaglucano, una fibra natural que se encuentra en la avena y que ayuda a mejorar los niveles de colesterol. Estos tienen el objetivo de mejorar la salud de los consumidores y ayudarles a prevenir enfermedades cardiovasculares sin que por ello tengan que renunciar a un sabor agradable, siempre teniendo en cuenta las leyes nacionales y los hábitos de vida en cada país para su elaboración.

Esta compañía tiene buena consideración hacia sus empleados y, con la intención de facilitarles su labor profesional, promueve medidas que propicien la conciliación de la vida laboral y familiar.

Archivado en:

Outbrain