El sector financiero advierte que la financiación no volverá si no mejora la economía
Fachada del Banco de España, en la plaza de Cibeles de Madrid
Fachada del Banco de España, en la plaza de Cibeles de Madrid

El crédito de la gran banca cae un 8,2%

Los seis mayores bancos españoles logran unas ganancias semestrales de 6.266 millones

Los grandes bancos españoles han vuelto a beneficios. Después de afrontar un nefasto 2012 en el que los números rojos fueron la tónica dominante, durante el primer semestre del presente ejercicio las ganancias han regresado a las cuentas de resultados de los seis mayores grupos bancarios españoles (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Popular).

Estas seis entidades obtuvieron un beneficio atribuido conjunto de 6.266 millones de euros entre enero y junio de 2013, frente a las pérdidas de 757 millones que arrastraban un año atrás –fundamentalmente por el efecto de los números rojos millonarios de Bankia–.

Este regreso a la senda del beneficio no se ha visto acompañado con una mejora del crédito concedido a familias y empresas españolas. Al cierre de junio, los seis grandes de la banca mantenían un saldo vivo de crédito a la clientela en España de 922.543 millones de euros, un 8,19% menos que un año atrás.

La caída ha sido generalizada  entre los gigantes del sector. Santander presenta un retroceso de su cartera crediticia en España del 8,3%, BBVA del 2,4%, Popular del 7,66%... Tan solo se salva Banco Sabadell, que registró un tímido avance del 1,05%.

Mejora de la solvencia

Una de las mejores noticias que ofrecen los balances de los grandes bancos españoles es la mejora generalizada de sus ratios de capital. Para despejar las dudas de los mercados, han alcanzado un ratio de core capital (core capital) que ronda el 10% y, en algunos casos, supera el 11%.

Bankia presenta la mayor caída, del 29,43%, aunque en este caso buena parte del impacto se debe al traspaso de crédito a promotores a Sareb. Sin tener en cuenta este efecto, el ritmo de contracción del crédito estaría actualmente en el 2,3% y en algunos tipos de préstamos, como los destinados a empresas, estaría ya registrando crecimientos.

 Durante la presentación trimestral de resultados, los directivos del sector han justificado la caída de la financiación por “la falta de demanda solvente de crédito” y han augurado que las restricciones se mantendrán durante el segundo semestre.

El número dos de Bankia, José Sevilla, vaticinó un cambio de tendencia a partir del cierre del ejercicio, mientras que el resto de banqueros aplaza la mejora de la financiación hasta 2014 y la condicionan a un repunte de la actividad económica.

La cuenta de resultados de las entidades también refleja la contracción del crédito. El margen de intereses conjunto de los seis grandes –que muestra la diferencia entre lo que ingresan los bancos por prestar dinero y lo que pagan por financiarse– ascendió al cierre del semestre a 25.987 millones de euros, un 8,82% menos que en junio de 2012. La caída habría sido mayor de no haber sido por las instrucciones del Banco de España de limitar la comercialización de depósitos de alta remuneración y la mejoría de la financiación mayorista.

El factor que más ha contribuido para que los seis grandes bancos hayan logrado volver a las ganancias ha sido la fuerte disminución de las dotaciones para el saneamiento de activos. En 2012, la banca española hizo un esfuerzo sin precedentes para recoger en sus cuentas el deterioro de sus activos inmobiliarios, lo que llevó a números rojos a la mayor parte de entidades. Una vez superado este exigente examen, las entidades han vuelto al beneficio.

Entre las mayores amenazas que deberán afrontar en los próximos meses está la morosidad. Todas las entidades han registrado importantes crecimientos en los créditos impagados y la previsión es que esta lacra siga creciendo en los próximos trimestres.

Normas