Se espera que la reunión del primero de agosto sea de transición
El presidente del BCE, Mario Draghi.
El presidente del BCE, Mario Draghi.

Draghi se toma 'vacaciones' hasta las elecciones alemanas

El banquero italiano insistirá en que el BCE está técnicamente listo para actuar

El euríbor ya no anticipa tipos de interés más bajos

Por fin un agosto más tranquilo en los mercados. Después de dos veranos convulsos, en los que solo la intervención de los bancos centrales evitó males mayores, una relativa calma precede a la próxima cita del Banco Central Europeo (BCE) este jueves. Es por ello que los expertos apuestan por una reunión de transición, en la que no se esperan cambios en los tipos de intervención (situados en el 0,50%) ni mensajes relevantes, sino más bien un discurso preparatorio por parte de Mario Draghi, que dejará pasar las elecciones alemanas (se celebran el 22 de septiembre) antes de tomar nuevas decisiones de política monetaria.

“Es poco probable que se tomen medidas ejecutivas. Esta vez Draghi continuará haciendo un ejercicio de equilibrio comunicando bien a los mercados que el BCE está técnicamente preparado para adoptar más medidas de estímulo, pero sin anunciar acciones concretas”, asegura Daniel Álvarez, analista de XTB. “Hasta pasadas las elecciones en el país germano no se verá un nuevo movimiento a la baja de los tipos de interés”, asevera Miguel Antonio Marcos, de la misma firma.

Los operadores auguran al menos otro recorte de las tasas rectoras en lo que resta de año, después de que Draghi dijera que “el BCE espera que los tipos de interés permanezcan en los niveles actuales e incluso por debajo por un periodo prolongado de tiempo” en la cita de julio, en la que por primera vez definió de forma más clara su estrategia a largo plazo.

“Será más posible en octubre o noviembre”, afirma José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citigroup en España. Considera además que la decisión del BCE hace dos semanas de ampliar el rango de activos que admite como colateral para acceder a su financiación “deja el camino preparado para no tomar medidas adicionales durante el verano”. Y esgrime que “los últimos datos macro y la relativa tranquilidad de los mercados aconsejan no utilizar las balas aún disponibles”.

Coincide Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, que asegura que en un momento en el que hay una mejora de las expectativas a nivel macro y menos incertidumbres en los mercados financieros, “me sorprendería que el BCE actuara tan pronto”.

Por su parte, Fernando Hernandez, director de gestión de Inversis, opina que “bajar en 25 puntos básicos los tipos está en la agenda y puede ocurrir en cualquier momento”. No obstante, apunta que ante una mejora de los datos macro, “más que lo vaya a pasar con los tipos, lo realmente importante son los signos de hacia dónde va la política monetaria”. Y añade: “Tal y como ha admitido el BCE, no dispone de una munición ilimitada y tiene que dosificarla”.

Así, parece que también quedará en compás de espera una posible rebaja hasta valores negativos de la tasa a los bancos por los depósitos, que el BCE admitió estar barajando. El consenso de analistas Bloomberg descarta que se vaya a tocar la facilidad de depósito.

Se trata del tipo de interés que la autoridad monetaria paga a las entidades por dejar su dinero a salvo en sus arcas. Pero si el tipo pasa a ser negativo, sería la banca la que tendría que pagar al BCE, de modo que se podría incentivar la reactivación del crédito a familias y empresas. Cerca de 120.000 millones de euros se depositan diariamente en el BCE.

El departamento de análisis de Bankinter indica que el BCE ha dejado claro que estaría dispuesto a situar el tipo de depósito en negativo desde 0% actual, lo que “forzaría artificialmente la concesión de crédito, pero el problema sería el deterioro de la mora”, un problema que, a su juicio, “podría solucionarse cubriendo el Banco Europeo de Inversiones (BEI) las denominadas primeras pérdidas”.

Para Bankinter, lo más relevante de la última comparecencia de Draghi el pasado 4 de julio “fue que admitiera que irá modelando la política monetaria en base a la gestión de expectativas”, una línea de actuación muy similar a la de la Reserva Federal (Fed). En su opinión, “este cambio de estrategia “favorecerá la recuperación económica”.

Hoy se conocerá la decisión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed en torno al mantenimiento o retirada de las medidas de estímulo que aplica sobre la economía de Estados Unidos, lo que podría influir en la temperatura de los mercados.

A finales de agosto tendrá lugar la reunión anual de banqueros centrales en ‘Jackson Hole’, donde suelen lanzarse mensajes o advertencias.

El euríbor ya no anticipa tipos más bajos

El índice euríbor, que suele adelantar los movimientos de las tasas rectoras de la zona euro, se ha estancado y previsiblemente cerrará julio en torno al 0,53% (a falta de un día de cotización), lo que supone una ligera subida respecto a la media de junio (0,507%).

La analista de IG Markets Soledad Pellón comenta que este leve repunte del euríbor podría responder a “un enfriamiento de las expectativas de una bajada de tipos por parte del BCE dada la situación de calma de la deuda periférica”.

Así, los expertos creen que el euríbor se encuentra cómodo en los niveles actuales y permanecerá en las inmediaciones del 0,50% “durante un amplio periodo de tiempo”, sostiene Miguel Antonio Marcos, de XTB.

El indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España sigue, no obstante, abaratando las hipotecas.

Normas