Y ahora en China comienza una restricción de liquidez

Un Guggenheim en Novagalicia para cinco años “como mínimo”

Si entra la firma estadounidense en el capital de la entidad gallega será la primera inversión extranjera del sector en años

Hay consenso. Tanto el presidente de Novagalicia (NCG), José María Castellano, como el ministro de Economía, Luis de Guindos, y la cúpula del FROB, con el subgobernador, Fernando Restoy, a la cabeza, están de acuerdo. En otoño Novagalicia puede estar vendida.

 Es la joya de la corona de las antiguas cajas puestas a la venta por el Gobierno. Su presidente decidió desde el primer momento en el que llegó a la entidad, hace algo más de un año, reestructurar la firma con un objetivo, que NCG se quedará en Galicia, o lo que es lo mismo, que no fuera absorbida por un gran grupos bancario español. La integración en BBVA o La Caixa, principales postores de NCG, aunque tampoco hay que descartar a Santander, supondría la disolución de la entidad gallega, algo que como es lógico no quiere su actual equipo directivo, ni tampoco la Xunta de Galicia.

Y es que Alberto Núñez Feijóo difícilmente podría justificar a estas alturas de la restauración financiera que no ha sido capaz de convencer a su paisano y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que Novagalicia debe quedarse en su región de origen. Debe de mantener su independencia.

Las diferencias entre lo que ha hecho Castellano y lo que hizo Adolf Todó, expresidente de Catalunya Banc hasta hace alrededor de un mes, son abismales. Mientras que Castellano ha ido siguiendo las instrucciones del FROB y de Bruselas paso a paso, Todó optó por que fuera el comprador el que se encargara de la reestructuración de Catalunya Banc. Y pese a que hace siete meses que recibió 12.000 millones en ayudas públicas todavía no ha iniciado su ajuste.

Otro punto a tener en cuenta es que el deterioro de la marca CX ha sido mayor que el de NCG. De ahí que la firma gallega sea más deseada que la catalana.

Parece que BNP será el banco de inversión encargado inicialmente de analizar las contingencias del balance de Novagalicia antes de dar oficialmente el pistoletazo de venta.

Feijóo y Castellano, mientras, siguen defendiendo que sea el fondo Guggenheim, junto a JC Flowers, Anchorase, Elliot y WL Ross, los que se hagan cargo de la firma gallega. Un punto positivo es que no reclaman ayudas púbicas. Un punto negativo, que es el que trae de cabeza al Banco de España para aceptar esta oferta, es que Guggenheim es un fondo especulativo. Quizás menos que otros, pero lo es. La firma estadounidense se compromete a quedarse en el capital de NCG un mínimo de cinco a ocho años. Y luego, pues ya se verá, porque su objetivo prioritario es rentabilizar todas sus inversiones en este periodo de tiempo.

Es cierto que Guggenheim tiene un amplio bagaje financiero a la vez que cultural. Fue creado en 1881 por familias adineradas de EE UU. Es conocido por su Fundación, muy vinculada a la cultura y las artes. Pero su rama financiera no se queda atrás. Tiene una importante aseguradora en Estados Unidos, cuenta con unos activos en esta área de 147.000 millones de euros e incluso presta dinero en su país de origen, razón por la que en EE UU tiene rango de entidad financiera.

Eso sí, si finalmente triunfa esta opción será la primera entrada de capital extranjero, o mejor dicho, de inversión extranjera que entra en el sistema financiero español desde hace mucho tiempo. Y mientras, los balances de las antiguas cajas, ahora bancos asociados a CECA, siguen perdiendo recursos. De abril a abril, últimos datos disponibles, los recursos de clientes en balance de estas entidades han caído un 9,8%, mientras que la de los bancos de la AEB lo han hecho en un 1,5% y los de las cooperativas en un 2%, según un informe de la patronal de las antiguas cajas.

En este mismo informe se afirma que el crédito a la clientela sigue su caída. Hasta abril el crédito del total del sistema descendió un 11,3% en un año, con un desplome muy superior en las asociadas a la CECA, que baja el 16,7%. Aunque explica que en parte se debe al traspaso de créditos a promotores a Sareb. Sin este efecto la caída del conjunto del sistema sería del 7%.

Y mientras, en China comienzan la restricción de liquidez. Las autoridades han dado un toque de alerta al sistema financiero para que gestione mejor sus balances. La postura de las mismas es clara a la hora de querer contener los riesgos financieros. Esta medida tendrá impacto en el crecimiento económico de China, sobre todo, en 2014, y por extensión para el resto del mundo, seguro.

Normas