Prevé una caída del PIB del 1,7% y un repunte del paro

La OCDE reclama que Rajoy priorice el crecimiento económico

El organismo internacional empeora las perspectivas para España

El desempleo aumentará este año y también el siguiente, cuando la economía empezará a crecer débilmente

La OCDE reclama que Rajoy priorice el crecimiento económico

"Impulsar el crecimiento debería ser la prioridad número uno del Gobierno". Esa es la recomendación que la OCDE realiza al Gobierno de Mariano Rajoy en la publicación de sus nuevas previsiones económicas. Como estaba previsto, el organismo internacional empeora las perspectivas para España. La actividad caerá un 1,7% frente al 1,4% previsto por el organismo internacional en diciembre o el 1,3% que estima el Gobierno. La recuperación se iniciará el próximo año, aunque de forma muy débil. El PIB aumentará un ligero 0,4% -una décima menos que en las anteriores proyecciones- y la actividad resultará insuficiente para crear empleo. Según la OCDE, la tasa de paro escalará al 27,3% este ejercicio y seguirá subiendo hasta situarse en el 28%. El Ejecutivo de Mariano Rajoy, en cambio, confía en que a partir del próximo año, el desempleo empieza a caer de forma moderada.

El organismo presidido por Ángel Gurría entiende que en un contexto como el actual, los esfuerzos del Ejecutivo deben destinarse a elevar la actividad. Recomienda seguir con los procesos de liberalización del del mercado y avanzar en la flexibilización de las relaciones laborales. ¿Y el déficit? Para la OCDE, resulta importante reducir el déficit en términos estructurales y resta importancia a los números rojos derivados de los estabilizadores automáticos como pueden ser las prestaciones por desemmpleo.

En este sentido, la Comisión Europea ha ofrecido mayor margen fiscal al Gobierno ante el recrudecimieto de la crisis económica. Según la OCDE, el déficit fiscal se situará este año en el 6,9%, por encima del umbral del 6,3% exigido por Bruselas.  Aunque la Comisión Europea podría elevar hoy esa cifra hasta el 6,5%.

El organismo internacional indica que la mejora de competitividad derivada de la baja inflación y de la reducción de los costes laborales puede elevar la actividad por encima de sus previsiones, sin embargo, también alerta de que la recuperación puede ser más débil por el elevado endeudamiento del sector privado.En cualquier caso, la OCDE prevé que solo cuatro países de los 34 que forman parte del organismo internacional (Grecia, Portugal, Eslovenia e Italia) registrarán este año una recesión superior a la española.

Por otra parte, la OCDE también ha empeorado las previsiones para el conjunto de la zona euro. El PIB de los países de la moneda común caerá un 0,6% este año frente al 0,1% previsto en diciembre. Y, en 2014, la actividad avanzará a un ritmo del 1,1% cuando, seis meses atrás, la OCDE esperaba una tasa de crecimiento del 1,3%.

 

Normas
Entra en El País para participar