Buscan captar a aseguradoras y fondos

La construcción apunta reformas a Fomento para salvar la inversión

El sector pide un organismo de resolución de conflictos o mayores plazos de licitación

La ministra Ana Pastor insiste en que las infraestructuras son estratégicas para España

La ministras de Fomento, Ana Pastor, el el foro de infraestructuras celebrado ayer en Madrid.
La ministras de Fomento, Ana Pastor, el el foro de infraestructuras celebrado ayer en Madrid.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, volvió a sentarse ayer ante altos representantes del sector de las infraestructuras para trasladar un doble mensaje: “las obras faraónicas no volverán, pero las infraestructuras continúan siendo estratégicas para el país”. Palo y zanahoria. Tras su discurso, en el foro anual de infraestructuras que apadrinan Deloitte y Abc, la titular de Fomento no dejó de recibir las felicitaciones y aplausos de los constructores.

La acompañaban desde el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, hasta el subsecretario de Fomento, Mario Garcés, el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño, el presidente de Renfe, Julio Gómez Pomar, o el de Adif, Gonzalo Ferre. Tras el discurso, los altos cargos abandonaron el foro y dejaron de escuchar todo un clamor del sector aconsejando reformas.

“A falta de concursos es buen momento para cambiar el marco normativo, empezando por mecanismos de adjudicación más transparentes”, sugirió Juan Osuna, consejero delegado de OHL Concesiones. El ejecutivo llamó la atención sobre la urgencia de un mecanismo de resolución de conflictos ante problemas tan de actualidad como el de la reclamación de la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) en el rescate de concesiones o el incumplimiento parcial de las cuentas de compensación y créditos participativos para que las autopistas puedan paliar la inesperada crisis de tráfico o el sobrecoste en obras.

El subdirector general del Santander, Mariano Olmeda, pidió una rentabilidad acorde con el mercado en los proyectos que salgan bajo el modelo de colaboración público-privada (PPP). Esto es garantizar un retorno de la inversión superior al 10%. El fondo de inversiones Meridiam, recién asentado en España, aboga por “plazos más largos de licitación y firmas simultáneas de las adjudicaciones y cierres financieros”, señaló David Delgado, director general de Meridiam Infrastructure en España.

AVE brasileño

La ministra Pastor adelantó ayer que Ineco, Renfe y Adif estarán en el consorcio español que va a pujar por la línea ferroviaria de alta velocidad Río de Janeiro-São Paulo, en Brasil. Pastor habló de proyectos en el país por 39.000 millones en ese país. Desde OHL se matizó que España puede aportar experiencia en ferrocarril, pero es más difícil contratar en el resto de áreas de la obra pública.

Los portavoces del sector financiero llamaron la atención sobre las crecientes dificultades impuestas por Basilea III para respaldar proyectos a largo plazo y anunciaron la irrupción de fondos de pensiones y aseguradoras en la financiación de infraestructuras. Carlos Fernández Almazán, director de Project Finance Europa de BBVA, advirtió de ese cambio de papel para la banca: “Seremos intermediarios financieros, ayudando a las empresas de infraestructuras a colocar bonos, a analizar riesgos o a obtener rating, pero buena parte de la financiación de los proyectos recaerá en aseguradoras y fondos”.

Desde el frente de concesionarias, Luis Sánchez Salmerón, director general de Globalvía, advirtió de la oportunidad del Estado para captar capital a través de la concesión “de activos maduros que hayan demostrado capacidad de generación de flujos de caja”. Distintos aeropuertos, puertos y autopistas rentables serían un ejemplo, pero Sánchez Salmerón también se refiere a la tarificación de autovías: “Hay que replantearse el nivel de subvención que tienen y si eso es sostenible”. Al respecto, Juan Lazcano, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), tilda de imprescindible una tasa finalista en las citadas autovías que sería destinada a la conservación, donde cifró un déficit de 5.500 millones.

Iridium, a través de su presidente Adolfo Valderas, echa de menos fondos de titularidad pública que respalden infraestructuras estratégicas en España, como sucede con Tifia en EE UU, y que la banca pública, encabezada por el BEI o el ICO, presten avales ante la caída generalizada del rating de las entidades privada. El primer ejecutivo de esta filial de ACS también es de los que defiende licitaciones más reposadas para simultanear adjudicaciones y cierre financiero de los proyectos.

Los planes de pastor para 2013

1. Bajada de tasas en los puertos

Tras rebajar las tarifas de Aena, la ministra de Fomento anunció ayer que recortará las de los puertos. “No puedo adelantar un porcentaje porque cada puerto tiene las suyas”, explicó Ana Pastor. Fomento espera que el capital privado invierta este año 1.000 millones en los puertos españoles, frente a los 700 millones de 2012. Entre líneas también dejó entrever que se estudian posibles concesiones.

2. Deuda y obras en carreteras

Pastor reconoció que quedan deudas pendientes de anteriores ejercicios por 590 millones en carreteras y añadió que este año se licitarán 16 contratos por 650 millones en este apartado. En cuanto a conservación, se repartirán 32 contratos por 410 millones. La inversión privada prevista en carreteras en 2013 es de 660 millones. “Confiamos en dar solución al problema de las autopistas, no permitiremos que caiga el sector concesional”, reiteró Pastor.

3. Comisión de expertos

Fomento creará un comité consultivo para que empresas y profesionales aporten soluciones y estrategias en el campo de las infraestructuras.

Normas
Entra en El País para participar