Los países ricos urgen acelerar la reforma bancaria
Lew Jacob, secretario del Tesoro de EE UU, George Osborne, ministro británico de Economía, y Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, en primera fila. Detrás, Mark Carney, gobernador del Banco de Canada, y Mario Draghi, presidente del BCE.
Lew Jacob, secretario del Tesoro de EE UU, George Osborne, ministro británico de Economía, y Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, en primera fila. Detrás, Mark Carney, gobernador del Banco de Canada, y Mario Draghi, presidente del BCE. Getty Images

¿Austeridad frente a crecimiento? El G7 no opina... pero reconoce el debate

Ayer se celebró el segundo y último día de la reunión de los ministros de Economía del G7 en Inglaterra. El encuentro, a puerta cerrada y de carácter informal, concluyó con una rueda de prensa del ministro anfitrión, George Osborne, y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King.

El G7, integrado por Japón, Reino Unido, EEUU, Francia, Italia, Alemania y Canadá, que suponen el 66% del PIB mundial, ha puesto sobre la mesa el debate de la austeridad aunque sin llegara  ninguna conclusión. Por un lado, los defensores de aflojar el ritmo de los ajustes fiscales (Washington, París y Roma) frente a los defensores de los recortes como única vía para salir de la crisis (liderados por Berlín y apoyados por Reino Unido y Canadá).

Según Osborne, las diferencias entre los países son de menos tamaño de lo que en general se piensa. “Todo el mundo piensa que tiene que haber una consolidación fiscal creíble a medio plazo... También estamos de acuerdo en que tiene que haber flexibilidad", matizó.

Pero las declaraciones sucesivas de distintos representantes han mostrado que las diferencias están ahí. Así, el ministro canadiense de Finanzas, Jim Flaherty, señaló que algunos países son "ambiguos" en su compromiso de reducir la deuda, en referencia a Estados Unidos. "Los americanos deben ser más claros en este punto", aseguró "Parece que desean más impulsar el crecimiento económico que su responsabilidad fiscal", señaló.  Por su parte, el secretario de lTesoro de Estados Unidos, Jacob J. Lew señaló su país como un modelo que se está centrando en asegurar el crecimiento para luego pasar a la consolidación fiscal, informa Bloomberg.

También Francia ha tomado claro partido. "Rechazamos el camino de la austeridad, este dogma que frena el crecimiento", señaló Pier Moscovici, ministro de Finanzas francés, en una entrevista con la cadena de radio Deutschlandfunk. Por su lado, el comisario europeo de asuntos Monetarios, señaló que "podemos afrontar una senda más suave de ajuste fiscal".

El presidente del Bundesbank, uno de los más combativos a favor de la austeridad, volvió a dejar clara su postura: " restaurar la confianza en las finanzas públicas es "unaa precondición importante para el crecimiento sostenible", señaló.

Además de los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales, han asistido a la reunión la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Reforma bancaria

Por otra parte, el G7 ha acordado acelerar con nuevas medidas la reforma del sistema bancario para evitar cargar de nuevo a los contribuyentes con entidades quebradas.

"Es importante completar rápidamente nuestro trabajo para asegurarnos que los bancos no son demasiado grandes para caer", dijo Osborne después de albergar una reunión de dos días en a unos 60 kilómetros al norte de Londres.

"Hay que poner en marcha sistemas... para hacer frente a los bancos en quiebra y proteger a los contribuyentes, y además para hacerlo de una manera coherente a nivel mundial ", señaló.

Asimismo, los miembros del G7se han mostrado de acuerdo en luchar contra la evasión fiscal mediante una “acción colectiva” y reafirman su decisión de no hablar de los tipos de cambio.

El gobernador del Banco de Inglaterra destacó la importancia de que este grupo de países puedan reunirse en un encuentro informal, sin necesidad de emitir un comunicado que "reduzca" y "simplifique" lo tratado.

 Ésta es la forma de “hacer progresos” y de expresar las opiniones de forma más transparente para King, quien coincidió con Osborne en que el foro más adecuado para emitir comunicados sobre la economía global es el G20.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G7, con excepción del estadounidense Ben Bernanke, se han reunido en un hotel de Ayslesbury, en el condado de Buckinghamshire, al norte de Londres.

Ayer, Osborne se mostró convencido de que se saldrá pronto de la crisis. “Las buenas noticias son que hay más estabilidad y confianza acerca de la economía global pero todavía hay mucho que hacer”, dijo ayer Osborne, para quien es preciso “centrarnos en afianzar la recuperación y no darla por hecho”.

Normas