Hasta el 30 de junio

Bankia abre el plazo para solicitar el arbitraje de preferentes en sus oficinas

Se dará prioridad a inversiones de menos de 10.000 euros traspasadas de otro producto conservador

En caso de laudo positivo, se recupera la inversión y los intereses equivalentes a un depósito

El plazo para la resolución del arbitraje es de seis meses como máximo

Sede de Bankia
Sede de Bankia

Bankia ha comenzado el proceso por el que los titulares de preferentes y deuda subordinada perpetua podrán acogerse a un procedimiento de arbitraje en el que podrían recuperar el cien por cien de su inversión. Los clientes podrán presentar sus solicitudes en las oficinas de la entidad hasta el próximo 30 de junio y será el Instituto Nacional de Consumo quien decidirá sobre las reclamaciones recibidas.

La Comisión de Seguimiento de Instrumentos Híbridos de Capital y Deuda subordinada quedó ayer constituida y fijó los criterios por los que los titulares de estos productos podrán acogerse al arbitraje. Se dará prioridad a quienes invirtieran menos de 10.000 euros, en especial si ese ahorro procedía de un traspaso desde otros productos de perfil de riesgo bajo contratado con la misma entidad.

El arbitraje se podrá aplicar también en los casos es que se acredite una mala comercialización de la preferente, como por ejemplo la falta de información o la ausencia del test de idoneidad que requiere la normativa MIFID. Y también se considerará el peso que la inversión tiene en el patrimonio total del cliente, de modo que se reconozca el impacto global en la economía familiar, y la experiencia previa en materia de inversión, en definitiva, el grado de conocimiento para poder valorar el riesgo real que entrañan las preferentes y la deuda subordinada.

Bankia recibirá las solicitudes de arbitraje de los clientes y las remitirá la consultora KPMG, que deberá hacer el filtro de reclamaciones que sí se ajusten a los criterios que dan acceso al proceso de arbitraje. Es decir, un inversor que fuera consciente de los riesgos que asumía y al que se dio completa información no tendrá opciones de que su solicitud pueda someterse a un arbitraje. Tendrá que asumir la quita media del 38% establecida para las preferentes previa al canje por acciones, obligado para todos sus titulares por imposición de Bruselas e independiente del arbitraje.

Los casos que KPMG finalmente considere aptos para el arbitraje se remitirán al Instituto Nacional de Consumo. Sus árbitros decidirán, de manera individual para cada cliente, si se le da la razón. Y si el laudo es positivo, el cliente recuperará toda su inversión en híbridos, menos los intereses recibidos. Se añadirán en cambio los intereses equivalentes a lo que se hubiese cobrado por un depósito con un interés de euríbor a 12 meses. Y el plazo para la resolución del arbitraje, una vez iniciado el procedimiento, será de seis meses como máximo, inferior a los tiempos de las reclamaciones judiciales. 

“Estamos muy satisfechos con el inicio del proceso de arbitraje porque va a permitir que una gran parte de los pequeños ahorradores recuperen su inversión”, señala el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri.

Bankia explica a partir de hoy el proceso del arbitraje en sus oficinas y ha elaborado una guía de preferentes con la que facilitar la información a sus clientes que puede consultarse en el siguiente link. 

Normas