Posibles sanciones de la CNMV por la venta de acciones

Sousa afronta una multa de hasta 100 millones y se expone a la destitución

El presidente y Pescanova ha podido cometer varias infracciones muy graves

La multa por uso de información privilegiada es de hasta cinco veces el beneficio

Entre unos barcos de pesca del Puerto de Vigo la nave de frío de Pescanova, en la avenida de Beiramar.
Entre unos barcos de pesca del Puerto de Vigo la nave de frío de Pescanova, en la avenida de Beiramar. EL PAÍS

Hasta cuatro infracciones muy graves puede haber cometido Pescanova y su presidente, Manuel Fernández-Sousa, según la normativa contemplada en la CNMV. La no publicación de las cuentas anuales, el posible uso de información privilegiada y no comunicar las operaciones con valores pueden acarrear una cuantiosa multa para la empresa y para su presidente, que podría, incluso, ser inhabilitado.

De entrada, si la CNMV considera que cuando Sousa vendió acciones de Pescanova a principios de este año estaba operando con información privilegiada que conocía gracias a su cargo, recibiría una multa minima de 600.000 euros, que podría alcanzar, no obstante, hasta cinco veces el beneficio obtenido en la operación, lo que puede aumentar notablemente la factura.

Sousa, presidente y primer accionista de la sociedad, no comunicó la venta del 6,9% de Pescanova a principios de este año, poco antes de que el consejo de administración no votase las cuentas anuales por discrepancias entre la contabilidad oficial y la real. Es más, a principios de este año uno de los accionistas, el fondo Luxempart, ya había detectado una necesidad de liquidez no explicada y repentina en la empresa.

Sousa vendió dos millones de acciones a precios de entre 13,6 y 17,70 euros, gastando alrededor de 32 millones de euros. Como la acción quedó suspendida de cotización a 5,91 euros, ahora ese paquete valdría 11,82 millones. Es decir, el presidente de la empresa dejó de perder unos 20 millones de euros. Sobre el papel, y siempre y cuando la comisión interprete que haber dejado de perder dinero en su participación equivale a un beneficio, la multa podría ser de 100 millones. Eso, al menos, en teoría.

El presidente de la empresa ha planteado, por su parte, que vendió estas acciones para dotar de liquidez a la empresa, lo que hizo a través de un préstamo a tres meses concedido a principios de febrero por 9,3 millones de euros.

Es más, en el capítulo de infracciones muy graves, la Ley del Mercado de Valores contempla la revocación de cargos directivos. Aunque los apartados del artículo en cuestión (el 102) parecen apuntar a entidades financieras y de inversión, la norma podría extenderse a sociedades cotizadas, según algunas fuentes consultadas. Hasta el momento, la CNMV ha intervenido sociedades de inversión, pero no entidades cotizadas. Pescanova no ha hecho declaraciones al respecto.

Por lo demás, Sousa también podría ser multado por no haber comunicado a tiempo este cambio en su participación, pues la ley contempla una sanción muy grave “cuando exista un interés de ocultación o negligencia grave”, atendiendo a la relevancia de la comunicación no realizada”.

Además de eso, Pescanova no ha presentado las cuentas anuales, algo que se contempla con infracción muy grave “cuando exista un interés de ocultación o negligencia grave”, atendiendo a la relevancia de la comunicación no publicada. De hecho, en su hecho relevante de ayer, la CNMV apuntó que "los procedimientos sancionadores que pudieran derivarse de los hechos anteriores o cualesquiera otros relacionados con la situación de la compañía Pescanova seguirán su curso de conformidad con la normativa de aplicación".

También es infracción muy grave no atender a las peticiones de la CNMV para comunicar al público información relevante. Las sanciones correspondientes a estas tres infracciones, en todo caso, no están concretadas según la normativa de valores, al contrario de la sanción correspondiente al posible uso de información privilegiada.

En cualquier caso, la posible apertura de expendientes a Fernández-Sousa y a Pescanova puede implicar también a los miembros del consejo de administración, en calidad de máximo órgano de gobierno de la sociedad, si bien esto es algo que determinará la Comisión durante el expediente.

Normas
Entra en El País para participar