Así se fraguó la revisión del déficit

Entre la primera carta de Bruselas y “la conmoción” pasaron seis días

Hacienda se muestra indignada con la forma de actuar de Eurostat

El Ejecutivo calculó el nuevo déficit ayer por la noche

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro EFE

“Una conmoción”. Así define un alto cargo de Hacienda el cambio metodológico impuesto por Eurostat y que ha supuesto revisar al alza el déficit de 2012. El equipo de Cristóbal Montoro se muestra indignado y  sostiene que la oficina estadística europea ha reformado las normas a mitad del partido. De hecho, sería más exacto decir que el cambio se produjo casi en el tiempo de descuento.

Fue el pasado jueves cuando en Hacienda llegó una carta de Eurostat que encendió todas las alarmas. Los técnicos europeos querían indagar acerca de la forma de imputar en las cuentas públicas las devoluciones fiscales.

Para la Intervención General de la Administración Estatal (IGAE), el movimiento de Eurostat resultaba incomprensible. España lleva aplicando la misma metodología desde los años 70. Cuando un contribuyente solicita una devolución, no es hasta que Hacienda confirma ese derecho a reembolso cuando se imputa como un menor ingreso en las cuentas públicas. Sin embargo, las explicaciones no convencieron a Eurostat, consciente de que el Gobierno había retrasado devoluciones a 2013, lo que permitió elevar los ingresos de 2012. De hecho, fue la inédita demora en las devoluciones tributarias lo que llevó a la oficina estadística a exigir que España modificará de inmediato su forma de calcular el déficit.

Al principio de esta semana se sucedieron las reuniones –algunas de ellas muy tensas– y fuentes de Hacienda aseguran que Eurostat llegó a cambiar hasta cuatro veces de opinión. El tiempo corría en contra del Ejecutivo español ya que el plazo para remitir los datos de déficit a Bruselas finalizaba hoy. Y no fue hasta ayer que Eurostat impuso el cambio metodológico que implica que las devoluciones solicitadas en un ejercicio no pueden imputarse al siguiente. Ello obligó al Gobierno a calcular en la noche del martes la nueva cifra de déficit que finalmente ascendió al 6,98% del PIB en lugar del 6,74% anunciado. El nuevo dato se ha presentado hoy, seis días después de recibir la primera carta de Eurostat. Hacienda ha perdido.

Normas
Entra en El País para participar