La entidad permitirá elegir entre acciones o efectivo en todos los de 2013

Santander abre la puerta a volver al dividendo en metálico el próximo año

Santander utilizará la fórmula del scrip dividend en todos sus pagos de 2013. Pero en la junta de accionistas que celebrará el próximo 22 de marzo el banco abre la puerta a volver a pagar solo en dinero contante y sonante en el segundo pago de 2014.

Emilio Botín, presidente de Banco Santander
Emilio Botín, presidente de Banco Santander

Santander pagó en febrero el tercer dividendo a cuenta de los resultados de 2012, lo hizo con la fórmula ya habitual de dar a elegir entre efectivo o acciones, fórmula conocida como scrip dividend. En la junta de accionistas que celebrará el próximo 22 de marzo, anticipa que seguirá con esta misma forma de retribución en los próximos meses de mayo, agosto, noviembre y febrero de 2014.

La noticia es que deja la puerta abierta a volver al dividendo clásico -solo y exclusivamente en efectivo- a partir del segundo pago del próximo año: el complementario a los resultados del presente ejercicio y que se suele abonar entre abril y mayo. "A esta fecha no existe aún una decisión sobre si el dividendo complementario correspondiente al ejercicio 2013 se abonará en efectivo o si se sustituirá por la aplicación del programa Santander Dividendo Elección [scrip dividend]", señala el texto de la convocatoria de la junta.

El banco que preside Emilio Botín anticipó en la junta de accionistas de 2012, celebrada el pasado 30 de marzo, su intención de abonar el próximo mayo un dividendo en dinero contante y sonante. Es decir, de poner fin al scrip dividend, al menos en ese pago. Pero la entidad financiera cambió de opinión y ya en junio comunicó a la CNMV que su intención era dar a elegir entre dinero o acciones de nueva emisión.

Santander fue el pionero en utilizar la fórmula delscrip dividenden octubre de 2009.Con este método, las entidades emiten acciones nuevas sin coste para ellas. Los accionistas reciben un derecho de suscripción por cada título y el banco se compromete a comprárselo a un precio determinado.

La buena noticia -para las entidades- es que la mayoría de los socios prefiere las acciones al dinero, de forma queel ahorro es muy importante.Y, tal y como están diseñados los programas descrip dividend, el accionista recibe los títulos nuevos por defecto. Es decir, si este quiere el dinero debe hacerlo saber explícitamente a la entidad en la que tiene depositados los títulos, un factor que juega a favor de que no salga dinero de la caja.