Tendrá "consecuencias negativas" según el presidente de la CEOE

Los empresarios piden prudencia con el plan del Gobierno de dar residencia a quien compre un piso

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha indicado que "hay que estudiar seriamente" la propuesta del Gobierno de dar permiso de residencia a extranjeros que compren viviendas de más de 160.000 euros, porque es necesario "ver que las consecuencias negativas no sean mayores que las positivas".

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha deslizado que "lo importante es analizarlo en profundidad, con seriedad y con rigor", en referencia a los planes del Gobierno de conceder el premiso de residencia a quien compre pisos de más de 160.000 euros.

"Si no creamos bulos, inflamos burbujas y después nos explotan en las manos", ha añadido en declaraciones a los medios antes de participar en la Cumbre de la Industria que se celebra en la sede de la patronal, y en la que interviene el ministro del ramo, José Manuel Soria.

Rosell ha indicado que hay muchas ideas a desarrollar para aligerar el "muy importante" ''stock'' de vivienda sin vender, a lo que ha añadido que "lo que primero que hay que hacer es estudiarlas en profundidad y ver qué repercusiones de todo tipo tiene, tanto económicas como sociales".

"Todo lo que sea reanimar la venta de vivienda hay que estudiarlo seriamente", ha añadido para apostillar: "Calma, veamos qué hay, veamos consecuencias positivas y negativas, y a partir de ahí tomemos los senderos que tocan".

Un nicho de mercado

En cualquier caso, el patrón de patronos ha indicado que "todos los mercados son buenos" y ha recordado que en los años 2007 y 2008 una parte "muy importante" de las compraventas de viviendas correspondía a extranjeros que o venían a España a trabajar o a pasar temporadas de vacaciones.

Por otro lado, preguntado por las declaraciones del presidente de la AEB, Miguel Martín, quien ha apostado por conceder más hipotecas, Rosell ha indicado que en este momento existe "un proceso de desapalancamiento", que debe continuar.

"Por tanto, no va a haber crecimiento muy importante del crédito en los próximos dos años", ha zanjado, antes de valorar la financiación puesta en circulación por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) en 2012, hasta los 25.000 millones de euros. "Ha sido la medida más importante y mejor que ha tomado el Gobierno en 2012", ha zanjado.