A fondo

Apple y la factura de ser más 'moderno' que Samsung

Esta vez, no hubo buenas noticias. Apple presentó unos resultados en línea con las estimaciones, sí, pero la segunda lectura no gustó al mercado.

La falta de buenas noticias es también una mala noticia. Y así ha ocurrido con Apple, una empresa que tiene acostumbrado al mercado a dar sorpresas positivas y, aunque los números del último trimestre han estado en línea con lo esperado (8.200 millones de euros de beneficio, un 24% más, y ingresos de 35.966 millones de dólares, un 27,2% más), los inversores no se han conformado.

Tampoco han ayudado algunos datos, en especial las perspectivas para este trimestre. El gigante de la manzana anunció que su beneficio de este trimestre se situará en 11,75 dólares por acción, con unas ventas cercanas a los 52.000 millones de euros, cifras muy por debajo de los 15,49 dólares por acción y 55.000 millones de dólares estimadas por la media de analistas consultados por Bloomberg.

Las ventas de iPad, 14 millones, han estado bastante por debajo de lo que esperaba el mercado (15,3 millones), aunque ya algo se sospechaba cuando esta misma semana Tim Cook, primer directivo de Apple, reconocía en la presentación del iPad Mini que hasta esa fecha se habían vendido 100 millones de iPads, cifra que apuntaba a que las expectativas estaban algo infladas. Eso sí, los consumidores han apostado por los iPhone: ha vendido en el último trimestre 26,9 millones, por encima de los 26,3 millones estimados.

Aumento de los costes

Los inversores no solo se han fijado en alguna debilidad de los ingresos de Apple, sino que han tenido muy en cuenta los costes, que se han disparado un 29% -frente al alza del 27% de las ventas-. Y lo que es peor: la compañía espera que el margen sobre ventas se sitúe cerca del 36%, muy por debajo del 43% inicialmente pronosticado.

¿Qué ha ocurrido para que el epígrafe de los gastos se haya desbocado? Apple se ha visto forzado a acelerar los lanzamientos para poder hacer frente a competidores muy activos, especialmente Samsung y su avance con el Galaxy. Pero además, otras empresas que hasta ahora no eran rivales directos, como Microsoft, han entrado de lleno en un mundo en el que antes Apple no encontraba ningún tipo de oposición, como es el de las tabletas. El lanzamiento de la Surface de la firma de Windows es un ejemplo.

Así, la firma de la manzana ha lanzado rediseños y actualizaciones de un gran abanico de sus productos. Y lo ha hecho a la vez: el iPhone 5, el iPod Touch, el iPod nano, el mini iPad y el Mac, todos han presentado novedades en los últimos meses. Tal y como apuntan los analistas de Nomura, citados por Reuters, esa carrera frenética ha podido tener como consecuencia un recorte en las eficiencias de la producción y un aumento de los costes de producción algo desmedido.

Resultados de Samsung

La otra cara de la moneda ha sido Samsung: beneficio de 6.000 millones de dólares en el último trimestre (junio a septiembre), un 91% más y por encima de lo esperado, además de perspectivas de más crecimiento el año que viene. El éxito de sus smartphones, en especial del Galaxy S3, respaldan este comportamiento. La compañía vendió en los 100 días desde mayo que lanzó el nuevo modelo más de 20 millones de unidades.

Con todo, la acción bajó más de un 2% tras conocerse los resultados. De nuevo, la feroz competencia en el mercado de móviles explica el miedo de los inversores. Doble reverso de una misma moneda.