Avanza que el déficit del Estado bajó en septiembre al 3,9% y garantiza que cumplirá el objetivo de todo el año

Montoro: "Sin austeridad España no sale de la crisis"

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendió ayer en el Congreso que solo con las cuentas de 2013 y la austeridad que propugna se podrá salir de la crisis. Y para demostrar que la senda iniciada es la correcta, avanzó que en septiembre el déficit se ha reducido del 4,7% al 3,9% del PIB.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda a Cristóbal Montoro en presencia de Soraya Sáenz de Santamaría en el debate sobre los presupuestos generales del Estado 2013
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda a Cristóbal Montoro en presencia de Soraya Sáenz de Santamaría en el debate sobre los presupuestos generales del Estado 2013

El movimiento se demuestra andando", espetó el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas ayer durante su intervención en el debate de enmiendas a la totalidad de los Presupuestos de 2013. Lo dijo para acto seguido anunciar que el déficit de la Administración central del Estado se situó a finales de septiembre en el 3,9% del PIB, frente al 4,7% registrado un mes antes. Sin duda, el incremento del IVA del 18% al 21% y del tipo reducido del 8% al 10% explica buena parte del repunte de los ingresos tributarios. En Sociedades, adelantó un alza de la recaudación del 4%.

"Eso significa que estamos muy cerca de alcanzar el objetivo de déficit programado para este año. Significa que el Estado está haciendo hueco para lo que también era previsible: una desviación de las cuentas de la Seguridad Social", añadió, en referencia al desequilibrio de 10.500 millones de euros con que cerrará la Seguridad Social sus cuentas este año y que ha sido ya comunicado a la Comisión Europea.

Según informó la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás el pasado 25 de septiembre, el déficit del Estado durante los primeros ocho meses del año era de 50.132 millones de euros, el 4,77% del PIB, cifra que superaba el objetivo acordado con la UE.

El ministro de Hacienda insistió durante buena parte de su intervención en la Cámara Baja que esta significativa reducción del déficit fiscal en septiembre demuestra que los presupuestos de este año se van a cumplir "y eso es lo que hace creíble la política de este Gobierno y es lo que hará que poco a poco cambie la imagen de España en el exterior".

Sobre las cuentas del próximo ejercicio, Montoro afirmó que aunque son ambiciosas, son imprescindibles para salir de la crisis en un año (2013), que aunque será también de recesión, "será más suave". En este sentido, recordó que además de los Presupuestos, el Gobierno ha emprendido una serie de reformas para impulsar el crecimiento económico y con él la creación de empleo, de la que dijo "es la mejor política social que se puede emprender".

Montoro insistió en la necesidad de aprobar la reforma laboral, la financiera y la fiscal, por la que el Gobierno, según recalcó, se ha visto obligado a subir los impuestos "de manera ponderada y equitativa". Precisamente al hablar del incremento impositivo, el ministro volvió a reiterar que gracias al alza de impuestos (el 1 de septiembre entraron en vigor los nuevos tipos del IVA), la previsión de recaudar más de 159.000 millones de euros se cumplirá este ejercicio porque los ingresos tributarios "ya se han incrementado durante septiembre". "Si no hubiéramos hecho nada, la recaudación habría descendido en torno a un 4%". Sobre quienes anteponen el debate de la austeridad al del crecimiento económico, Montoro reiteró, ante un hemiciclo en el que no faltaba casi nadie, que la crisis que vive España es de deuda y eminentemente financiera.

"Todo deriva de una situación en la que nuestra balanza corriente ha sido en los últimos años enormemente deficitaria y eso ha llevado a un crecimiento exponencial de la deuda". A este respecto, Montoro explicó que se ha unido el hecho de que las Administraciones Públicas no han podido hacer frente a los pagos de los intereses de la deuda derivando en una situación de absoluta insuficiencia financiera.

"Por ello, hay que bajar el déficit, para que nuestra economía tenga acceso a la financiación y pueda garantizar la prestación de los servicios públicos esenciales. No se puede contraponer el debate de la austeridad al del crecimiento. España debe al resto del mundo el 90% de su PIB y vamos a salir de esta crisis con austeridad y contención del gasto porque si no, no vamos a salir", añadió.

Advertencia a Mas

Al margen del discurso estrictamente económico, Montoro lanzó un mensaje al presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, sin citarle, al asegurar que en esta coyuntura lo prioritario es aunar esfuerzos entre todos los grupos políticos para poner en marcha medidas que sean capaces de generar empleo y actividad y no "enarbolar banderas que lo único que hacen es crear inestabilidad política". "A luchar contra la crisis es a lo que hay que dedicar toda la lealtad institucional y no a otras cosas", insistió.

Por último, Montoro volvió a reiterar que las cuentas del próximo año tienen el lastre de la deuda, que crecerá en torno a 10.000 millones, por lo que destacó la cantidad de dinero que podría destinarse a otras partidas si la situación fuese diferente. En este sentido, remarcó que pese a que el Gobierno ha pedido un gran esfuerzo a todos (ciudadanos, empresas y funcionarios), "los presupuestos de 2013 son los más sociales de toda la Democracia".