Un juzgado de Madrid evita la operación

La banca acreedora de Rivero y Soler iba a quedarse mañana con Gecina

La banca acreedora de las sociedades a través de las cuales Joaquín Rivero y la familia Soler controlan el 31% de Gecina planeaban ejecutar mañanalas garantías y quedarse con las acciones de la inmobiliaria francesa.

Los bancos acreedores de Alteco y Mag Import, las sociedades a través de las cuales Joaquín Rivero, ex presidente de Metrovacesa, y la familia Soler compraron el 31% de Gecina, pretendía ejecutar mañana las garantías aportadas por los empresarios españoles, y quedarse con sus acciones en la inmobiliaria francesa.

Rivero y Soler solicitaron recientemente concurso de acreedores para sus compañías, como medida preventiva contra posibles embargos de sus acciones en Gecina, con un pasivo comunicado por el juzgado de 2.160 millones de euros.

Natixis, Banca Cívica, The Royal Bank of Scotland, Banco Popular y Bankia se encuentran entre los bancos acreedores de las sociedades de los empresarios españoles. Rivero posee el 16% de Gecina a través de Alteco y Soler el 15% mediante la firma Mag Import, según informa la misma empresa en su web.

La ejecución de las acciones de Rivero y Soler en Gecina ha sido paralizada hoy por un juez. El juzgado mercantil número 8 de Madrid ha dictado hoy un auto en el que el magistrado Francisco de Borja, de forma expeditiva, impide a las entidades financieras acreedoras ejecutar garantía alguna. La agencia de valores Gestión de Patrimonios Inmobiliarios, según el auto del juzgado, había informado de "la pretensión de las entidades de crédito de proceder a la ejecución de la prenda sobre dichos valores mobiliarios en fecha de 19 de octubre de 2012".

El primer accionista de Gecina es la inmobiliaria española Metrovacesa, con el 27% del capital. La ejecución de las garantías por parte de la banca acreedora había ocasionado una reestructuración del accionariado de Gecina, al coincidir entre los acreedores de Rivero y Soler accionistas de Metrovacesa (la inmobiliaria española está participada por entidades financieras españolas, entre ellas Bankia y Popular).