Los analistas advierten que deberá aplicar un descuento significativo

El mercado confía en que Popular sacará adelante su macroampliación

El Popular conseguirá levantar los 2.500 millones de euros que persigue a través de su macroampliación de capital, según la mayoría de los analistas consultados. Eso sí, tendrá que aplicar un importante descuento, por lo que tendrá que emitir bastante papel nuevo.

Ángel Ron, durante la presentación de resultados de Popular
Ángel Ron, durante la presentación de resultados de Popular

Oliver Wyman abrió la caja de Pandora el 28 de septiembre, al señalar con el dedo al Popular como necesitado de capital. Requiere en el escenario más adverso planteado por la consultora estadounidense -y que solo tiene una probabilidad del 1% de que llegue a producirse- 3.223 millones.

La cantidad supone el 3,9% de los activos ponderados por riesgo del banco, por encima del 2% que establece como línea roja la tercera reforma financiera de Luis de Guindos. Ese umbral es el que supone que una entidad tendrá que recibir apoyo público temporal a través de bonos contingentes convertibles (cocos).

Popular, que siempre ha reiterado que no necesitará auxilio estatal, expuso el pasado 1 de octubre una hoja de ruta en la que detalla cómo lograr cubrir por sí solo las necesidades que le atribuye Oliver Wyman. Uno de los pilares del plan es una ampliación de capital de 2.500 millones de euros, junto con un importante aumento del nivel de provisiones, hasta alcanzar los 12.500 millones de euros en los próximos tres años, en lugar de los 10.700 millones del plan anterior.

Popular, que ha contratado a Deutsche Bank como coordinador global, deberá efectuar la ampliación antes del 31 de diciembre -previsiblemente, a lo largo de noviembre- y su ejecución será clave a la hora de que la entidad presidida por Ángel Ron consiga pervivir por sí misma. Los bancos que tomarán parte en la operación son Santander, Bank of America, Credit Suisse, JP Morgan, BNP Paribas, Barclays, Société Générale, Morgan Stanley, Nomura, City, HSBC, Mediobanca, Goldman y BBVA.

La mayoría de las casas de análisis que han examinado la operación considera que el Popular logrará su objetivo. La entidad se ha cubierto las espaldas, pues emitirá hasta 6.250 millones de acciones nuevas, lo que implicaría un valor para los títulos de 0,4 euros. El descuento respecto a su cierre de ayer en Bolsa sería del 69,3%. Eso sí, este suelo es eso: un suelo, y muy, muy bajo.

Entre los analistas que han analizado la operación, hay opiniones positivas y otras menos. Pero existe casi total unanimidad en que Popular lo logrará. "Es un banco con el tamaño suficiente como para que se pongan los medios necesarios por parte de las autoridades para que consiga salir a flote él solo. Eso sí, a corto plazo puede sufrir en Bolsa", señala Javier Barrio, de BPI.

JBCapital Markets, sociedad de valores fundada en 2008 por Javier Botín, hijo del presidente del Santander, entidad que participa en la ampliación, ha publicado un informe en el que curiosamente le mejora la recomendación hasta mantener desde reducir. El analista, Luis Peña, considera que realizará la ampliación a un precio de 0,55 euros por título y advierte que la acción sufrirá presión una vez haya comenzado la operación. Pero también añade que, una vez que la haya ejecutado, Popular será más atractivo que Sabadell o Caixa Bank, debido a su mayor rentabilidad, su similar limpieza de balance y su menor precio relativo. Así, Peña aconseja comprar si el precio llega a caer hasta el entorno de los 0,7 euros por acción.

Ahorro Corporación explica que el riesgo de no conseguir los 2.500 millones de euros está parcialmente mitigado por los bancos de inversión que se encargarán de la operación. El precio de emisión y la comisión de aseguramiento que se pacte con los colocadores será indicativo de la receptividad del mercado doméstico y extranjero a la hora de suscribir la ampliación en un momento delicado tras la rebaja de la calificación del Reino de España a un escalón del bono basura. Además, aunque la operación se asegurara, no cabría descartar la posibilidad de que los bancos de inversión se quedaran finalmente con una parte del papel de la emisión. Ahorro Corporación asume en su valoración que la ampliación se realizará a 0,5 euros por acción, lo que supondría la emisión de 5.000 millones de acciones nuevas.

Nuria Álvarez, de Renta 4, explica que "Popular sacará adelante la ampliación pero tendrá que vender las acciones previsiblemente por debajo de un euro". Sobre la posibilidad de que llegue a realizar compras, como aseguró el propio banco a la CNMV el pasado 11 de octubre, la analista considera que es un escenario posible: una vez haya resuelto sus problemas y reducido al mínimo sus necesidades de provisiones puede disponer del músculo suficiente para absorber determinadas entidades. Su tamaño es suficiente para que se mantenga independiente, no así el de otras entidades con problemas.

Desde Bankia Bolsa, se muestran "convencidos de que la operación se materializará" y que puede conseguir sin dificultades 2.300 millones de los 2.500 que prevé en total, sobre la base de que la operación está apoyada por el consejo de administración.