Mercado laboral

La suspensión temporal de empleo acapara los recortes de plantillas

La fotografía del mercado laboral continúa ofreciendo un panorama muy sombrío. La caída de la actividad está provocando retrocesos pronunciados del empleo que se está reflejando en la presentación masiva de expedientes de regulación de empleo (ERE).

Entre enero y julio, según los datos aportados ayer por el Ministerio de Empleo, se han presentado 21.843 ERE (pactados y no pactados), que han afectado a 271.835 trabajadores, lo que representa un aumento del 55,3% en tasa anual. No obstante, el departamento dirigido por Fátima Báñez resaltó que esa cifra queda todavía muy lejos de lo alcanzado en 2009 en plena recesión mundial cuando los afectados por estos procesos sumaron 390.816. Estas cifras, sin embargo, aportan leves signos de mejoría.

Los expedientes extintivos (aquellos que culminan con el despido del trabajador) pierden fuerza y pasan a representar el 15,9% del total, lo que supone una caída del 25% respecto al mismo periodo del año anterior. Frente a esta figura, la de la suspensión de jornada (el trabajador combina periodos en los que está ocupado y otros en los que cobra la prestación por desempleo) ha crecido un 12,6% y ya afecta al 64% del total de los trabajadores inmersos en un ERE (173.702 entre enero y julio).

La reducción de jornada, otra figura alternativa a la pérdida del empleo, retrocede, ya que solo afectó en los siete primeros meses del año a 54.910 trabajadores. Eso supone un 20,2% del total, dos puntos menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

.

Flexibilidad interna

Empleo destacó ayer que la mayor utilización de las suspensiones temporales de trabajo muestra la efectividad de la reforma laboral, aprobada el pasado mes de febrero, a la hora de poner en marcha "medidas de flexibilidad interna" alternativas al despido