Mala situación del mercado inmobiliario

Ni la rebaja de precios es capaz de animar la venta de casas

Hasta julio se han vendido un 18,5% menos de viviendas pese a que ya acumulan descuentos del 32%.

Lo dicen numerosos expertos: "Habrá casas que ni regaladas conseguirán salir de los balances de los bancos, en breve el banco malo". Las cifras publicadas ayer parecen reafirmar esa tesis. El precio medio de la vivienda acumula desde el inicio de la crisis un ajuste nada despreciable ya del 32,4%, según los números correspondientes al mes de agosto que elabora la tasadora Tinsa. Y, mientras, en lo referido a las compraventas, el INE constató que de enero a julio se vendieron apenas 190.926 casas cuando en idéntico periodo del año anterior se adquirieron 234.470, lo que representa una disminución del 18,5%.

Esto demuestra que ni las últimas modificaciones fiscales aprobadas (la perspectiva de perder a partir de enero la deducción por compra de vivienda en el IRPF para los nuevos propietarios o que el IVA de los inmuebles nuevos pase del 4% al 10%), ni, por supuesto, unos precios sensiblemente más bajos parecen animar a la demanda.

Y todo ello a pesar de que la depreciación que acumulan los pisos en algunas áreas geográficas comienza a ser muy importante. En concreto, en la Costa Mediterránea la vivienda acumula un desplome del 39,5%, el mayor del país. Después, se sitúan las capitales y las grandes ciudades, donde el mes pasado las casas costaban un promedio del 35,6% menos que cuando alcanzaron sus precios máximos. Por su parte, las áreas metropolitanas registraron un ajuste del 31,4%.

Mejora a final de año

En las islas Baleares y Canarias el precio de los pisos ha disminuido desde máximos (finales de 2007) un 30,2% y en el resto de municipios, un 27,4%. Los analistas destacan que estas depreciaciones se explican por el hecho de que solo en el último año las casas se han devaluado un promedio del 11,6%.

¿Qué efecto está teniendo este continuo abaratamiento de los inmuebles en el flujo de transacciones? Los datos publicados ayer por el INE demuestran que prácticamente nulo. La compraventa de viviendas se redujo un 2,5% en julio respecto a igual mes de 2011, hasta un total de 27.388 operaciones, de las que el 51,5% se realizó sobre viviendas de segunda mano y el 48,5% sobre inmuebles nuevos. El retroceso interanual de julio fue inferior al registrado en junio, cuando la compraventa de viviendas se desplomó un 11,4%. Con la reducción de julio, las compraventas de viviendas encadenan ya 17 meses consecutivos de descensos en tasa interanual.

Según los datos de Estadística, la compraventa de viviendas nuevas se redujo un 0,2% en julio respecto al mismo mes del año anterior, hasta sumar 13.283 operaciones, mientras que la de usadas se contrajo un 4,6%, con 14.105 operaciones.

La mayor parte de las operaciones durante el séptimo mes del año, en concreto el 87,6%, fueron viviendas libres. En total, la compraventa de este tipo de casas bajó un 2,5%, hasta sumar 24.005 operaciones, en tanto que las ligadas a viviendas protegidas alcanzaron las 3.383, con un descenso del 2,5%.

En cuanto a la clasificación de las transacciones por territorios, el mayor número de compraventas de viviendas por cada 100.000 habitantes se produjo en la Comunidad Valenciana (99) y Castilla-La Mancha (97).

El 61,5% de las compraventas de viviendas efectuadas en el séptimo mes de 2012 se registraron en Andalucía (5.559 operaciones), Comunidad Valenciana (4.044), Cataluña (3.812) y Madrid (3.415). Las comunidades que realizaron un menor número de ventas de casas en julio fueron La Rioja (226 operaciones), Cantabria (247) y Navarra (327).

El jefe de estudios de Idealista.com, Fernando Encinar, mostró ayer su confianza en que se produzca una mejora de la tendencia de las compraventas de viviendas a lo largo del segundo semestre del año como consecuencia de la entrada en vigor de las nuevas condiciones fiscales para el sector. "Aunque podemos ver un pequeño repunte de las transacciones con respecto al mes anterior debido en parte a las bajadas de precio durante el segundo trimestre, los datos ofrecidos por el INE muestran la situación de atonía por la que atraviesa el mercado inmobiliario", subrayó.

Paro y crisis financiera siguen siendo claves

BBVA Research, el servicio de estudios de la entidad financiera, estimó ayer que "los fundamentales de la demanda continúan débiles" y así se refleja en las ventas de vivienda. Desde la entidad subrayaron que "el aumento del paro y las tensiones financieras siguen siendo los hilos conductores del mercado residencial". La entidad recuerda que hay que tener en cuenta el desfase de dos o tres meses existente entre el momento de la compra de la vivienda y el de su registro. Por ello, los datos de julio recogen operaciones previas al anuncio del cambio fiscal de la vivienda anunciado en julio. Aunque el banco espere una mejora para final de año, el empeoramiento del escenario económico y la persistencia de dificultades para acceder a financiación pesan más.