BBVA, Iberdrola y Gas Natural se suman a los anuncios de Santander y Telefónica

El mercado de emisiones se reactiva con 6.500 millones en dos semanas

BBVA, Iberdrola y Gas Natural han aprovechado la ventana de oportunidad generada por el anunciado plan de compra de deuda del BCE para emitir bonos y asegurar así sus necesidades de liquidez.

El mercado de emisiones se reactiva con 6.500 millones en dos semanas
El mercado de emisiones se reactiva con 6.500 millones en dos semanas

Las grandes compañías españolas dan un paso adelante y en solo dos semanas han conseguido colocar más de 6.000 millones en deuda. Todas ellas lo han hecho además con un aluvión de demanda y no exclusivamente doméstica, sino también internacional. Santander fue el primero en abrir la veda hace dos semanas, la semana pasada le siguió Telefónica en dos tiempos y ayer saltaron al mercado BBVA, Iberdrola y Gas Natural, que colocaron unos 3.050 millones de euros en total. A estas tres operaciones hay que sumar la emisión de 500 millones de cédulas hipotecarias, instrumentos de deuda garantizados por la cartera de créditos, de Banesto. Estas operaciones, sumadas a las de Telefónica de la semana pasada y a las de Santander a finales de agosto, hacen que en dos semanas el sector corporativo español haya colocado 6.550 millones.

Y la historia no ha terminado aún. Fuentes del mercado consultadas por Cinco Días esperan que pronto se sumen Repsol y CaixaBank, las dos grandes que aún quedan por aprovechar este buen momento de mercado. "No me cabe ninguna duda de que va a ser así", comentaba a este diario un agente del mercado de capitales. La posibilidad de que otras entidades de dimensiones más pequeñas, como Bankinter, Sabadell o Popular, también acudan a financiarse tampoco queda descartaba. "Yo creo que todos van a intentar entrar, pero hay que ir poco a poco".

Como suele ser habitual, Iberdrola y Gas Natural han cerrado sus libros en tiempo récord. De acuerdo con fuentes próximas a la operación, Iberdrola atrajo peticiones por un importe de hasta 5.000 millones de euros. La compañía decidió cerrar la operación en 750 millones de euros. Se trata de deuda con vencimiento en 2017 y se ha colocado a un interés mid-swap, la referencia habitual en el mercado, más una prima de 360 puntos básicos. A los precios de cotización actual, esto implica un rendimiento de alrededor del 4,6%.

Los agentes del mercado destacan la fuerte demanda de inversores foráneos

Gas Natural, por su parte, ha cerrado la operación en 800 millones de euros. El tipo de interés de 465 puntos básicos sobre el midswap, pero se trata de bonos que vencen en el año 2020. Lo que destacan los agentes del mercado es la fuerte presencia de demanda internacional. "Tras el anuncio de la semana pasada del BCE, los inversores han visto que los riesgos más extremos se han eliminado y que estas emisiones suponen una auténtica oportunidad", explican fuentes del mercado.

Las mismas fuentes aseguraron a este periódico que la entidad que preside Francisco González colocó 1.500 millones de euros en deuda a tres años a un interés de midswap más 380 puntos básicos y que recibió ofertas superiores a los 2.000 millones.

Cédulas de Banesto

Santander fue quien inició este movimiento el pasado 21 de agosto, con una emisión de 2.000 millones de euros de deuda sénior a dos años con un cupón del 4,375%. Su filial Banesto optó ayer por colocar cédulas, un instrumento de deuda respaldo por la cartera hipotecaria. Banesto logró colocar 500 millones de euros con vencimiento en 2017 y con un cupón de midswap más 395 puntos básicos.

Para cerrar el día, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) colocó 600 millones en deuda que vence en marzo de 2017 y cuyo rendimiento será de 65 puntos sobre la curva del Tesoro; el cupón es del 4,5%.

La clave está en el 'plan Draghi'

El caso de Telefónica es el mejor ejemplo del cambio de sentimiento del mercado. La operadora hizo la semana pasada una colocación de deuda por un importe de 750 millones de euros y a un interés del 5,81%, según los precios de mercado; un interés midswap más 485 puntos básicos. Esa operación se cerró el miércoles pasado, horas antes de que el presidente del BCE, Mario Draghi, anunciase su plan de compra de deuda soberana española e italiana.

Pues bien, Telefónica amplió su oferta el viernes, cuando los inversores ya tenían sobre la mesa la noticia; con este nuevo panorama, Telefónica logró colocar 250 millones adicionales a un interés midswap más 390 puntos básicos. En 48 horas, la operadora había conseguido financiarse un punto porcentual más barato. Por eso los expertos advierten que la oportunidad para financiarse se mantendrá mientras el mercado siga convencido de que España solicitará el rescate.

"Para que esto continúe, lo que tiene que suceder es que no haya ruido; que no haya dudas sobre que España va a acudir a la ayuda del BCE, porque eso es precisamente lo que ha despejado el temor de los inversores", explicaba a este periódico una entidad que participó en una de las operaciones de ayer". El momento de mercado tiene, pues, una base extremadamente delicada.