Entrevista en TVE

Rajoy: "No aceptaría que me dijeran en qué hay que reducir"

El presidente del Gobierno señala que es más importante el recorte del déficit público que la petición de rescate

En la primera entrevista televisiva desde que se convirtiera en presidente del Gobierno en diciembre, Mariano Rajoy reiteró que su compromiso más importante pasa por la reducción del déficit público y reiteró que "si hay alguna prioridad en España en este momento para crecer y crear empleo es la reducción del déficit público".

Sobre la petición de rescate de España a la Unión Europa, Rajoy declaró que "en este momento estamos estudiando la situación, vamos a ver si nos conviene o no nos conviene. Yo haré siempre lo que crea que es mejor para los intereses del conjunto de los españoles".

El presidente del Ejecutivo se mostró contundente al declarar que "no voy a anunciar cuáles son las líneas rojas sobre el rescate, pero no podría aceptar que nos dijeran cuáles son las políticas concretas en las que España debe reducir o no debe reducir". Rajoy volvió a reclamar prudencia y señaló la necesidad de esperar a la decisión del Constitucional alemán sobre el rescate a la banca española o la próxima reunión del Eurogrupo, que se celebra los próximos 14 y 15 de septiembre en Chipre.

"Modificaré plusvalías y en cuanto pueda bajaré el IRPF"

El jefe del Ejecutivo recalcó, asimismo, la importancia de cumplir con el objetivo del déficit: "La prioridad para crecer y crear empleo es reducir nuestro déficit público. Eso es más importante que el rescate, lo que nosotros hagamos como país".

El presidente se mostró optimista sobre la capacidad de España para alcanzar el equilibrio en las cuentas públicas y no superar el objetivo de déficit: "Lo vamos a cumplir", ha sentenciado. "Los bancos pasan por enormes dificultades en estos momentos. Pero el crédito volverá a fluir. Con la creación del banco malo queremos que vuelva el crédito y que la vivienda baje su precio", añadió.

Rajoy anunció que el próximo 27 de septiembre el Consejo de Ministros aprobará el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene, dado que este debe ser presentado en las Cortes antes del día 1 de octubre. El presidente del Gobierno destacó como línea general para la elaboración de los Presupuestos el cumplimiento del objetivo de déficit público del 4,5% y destacó que eso es "lo único que aseguro". Si bien, señaló además que ha marcado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, como prioridad "tratar a los pensionistas de la mejor manera posible".

Impuesto sobre las plusvalías

El presidente del Gobierno avanzó que el Ejecutivo pondrá en marcha "algunas modificaciones" en los impuestos verdes y los que gravan las plusvalías. Rajoy reiteró además que no habrá nuevos cambios en el impuesto de la renta sobre las personas físicas (IRPF) ni volverá a subir el IVA. En este sentido, aseguró que cuando sea posible el Ejecutivo bajará el IRPF y el IVA, "no quepa la menor duda", recalcó.

El político reconoció además que el Ejecutivo ha adoptado medidas que no tenía previsto realizar, pero recalcó que se han visto obligados a ello a consecuencia de la situación con la que se encontraron a su llegada al Gobierno y que, "en cuanto pueda", bajará el IRPF. "No quepa la menor duda", sentenció. También se mostró confiado ante la expectativa de que al año que viene se eleven los ingresos públicos gracias a las mejores perspectivas de crecimiento económico.

La situación económica de las comunidades autónomas también fue objeto de preguntas en la entrevista emitida en La Primera de Televisión Española. Rajoy reiteró su responsabilidad sobre la situación de las regiones, "gobierne quien gobierne", y aseguró que el Ejecutivo no va a desatender a ninguna comunidad. Asimismo, anunció la convocatoria de una conferencia de presidentes autonómicos para la primera semana de octubre.

"Si hay algo que no tocaré en los próximos Presupuestos son las pensiones"

El presidente del Gobierno reiteró anoche su intención de no aplicar recorte alguno sobre la partida de dinero público destinada a pagar las pensiones. "Si hay algo que no tocaré, son las pensiones", afirmó, para añadir: "El pensionista es la persona más indefensa, el que lo tiene más difícil, porque no va a ponerse a buscar un puesto de trabajo a los 85 o los 90 años".

Es más, como prueba de esta consideración, Rajoy esgrimió que en los actuales Presupuestos Generales del Estado, las pensiones son, con el pago de los intereses de la deuda, las únicas cantidades que han sido incrementadas.

El jefe del Ejecutivo explicó asimismo que ha dado instrucciones al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de que los perceptores de una pensión sean los últimos en verse afectados por los ajustes. Aunque esta salvedad pudiera plantear un problema, porque son quienes trabajan los que sufragan estas prestaciones y "desde el 2007, hay 2,6 millones de personas menos cotizando y el número de pensionistas ha aumentado en 600.000 personas", señaló. Respecto a la posibilidad de aumentar las cotizaciones sociales -como ha ocurrido en Portugal-, para solventar la situación, Rajoy se limitó a apuntar: "Vamos a presentar un proyecto de Presupuestos". Con todo, Rajoy matizó que "lo único intocable" es cumplir con el objetivo de déficit público.

"La reforma laboral ha conseguido que los ERE no sean echar gente a la calle"

Mariano Rajoy aseguró que la reforma del mercado laboral aprobada por el Ejecutivo es "una medida para reactivar el crecimiento económico y uno de los instrumentos más importantes para reactivar la economía española".

El presidente del Gobierno declaró que la adopción de planes de austeridad y la implantación de reformas económicas "son compatibles y necesarios para solucionar los problemas que tiene España".

Según explicó Rajoy a los periodistas, la reforma laboral "ha producido efectos muy importantes" y ha evitado que los expedientes de regulación de empleo (ERE) sean utilizados tan solo para "echar a la gente a la calle". En su opinión, la reforma ha logrado que las empresas hayan optado por reducir las jornadas de sus empleados o por ERE temporales.

En su opinión, la nueva normativa laboral será un elemento decisivo, junto con la apertura de la financiación a las empresas por parte del sector financiero "para que España dé un salto adelante". Asimismo, declaró que la adopción de la nueva regulación laboral era una necesidad, tras las dos reformas emprendidas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a favor de la creación de empleo en España.

Al respecto de las movilizaciones, Rajoy se mostró comprensivo y dijo entender cierto descontento.