El líder parlamentario del partido de Merkel reconoce que la inacción elevaría los riesgos

La compra de bonos del BCE cuestiona su independencia, según la CDU

Los planes del BCE de comprar deuda de países periféricos ponen en cuestión la independencia del la institución, y supera los límites de su mandato, según ha afirmado hoy un destacado miembro del partido de la canciller Angela Merkel.

El proyecto de compra potencialmente ilimitada de bonos emitidos por países que pidan un rescate europeo y cumplan estrictas condiciones de política interna ha hecho surgir la ansiedad en Alemania, respecto a los costes crecientes de una crisis de la deuda que dura ya tres años.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, se ha opuesto al movimiento del BCE y algunos conservadores comparten su visión de que los planes de compra de bonos violan el tabú sobre la financiación de déficits estatales. También creen que erosionará la independencia del BCE respecto a los políticos.

Pero Merkel y el ministro de Finanzas Wolfgang Schaeuble han lanzado su apoyo al plan del presidente del BCE, Mario Draghi, para ayudar a los países miembros a afrontar sus deudas.

"Dado que la intervención del BCE se centra en programas políticamente determinados, la independencia del banco se pone un poco en cuestión", ha afirmado en el periódico Bild el líder parlamentario de la CDU, Volker Kauder. "El BCE ha alcanzado el límite de lo permitido, porque también se está adentrando en el área de la financiación estatal. Pero si el BCE no actuase, los riesgos aumentarían", ha concedido Kauder.