Arranque, alcance y drenaje

El plan de Draghi deja tres incógnitas

El presidente del BCE, Mario Draghi, desencadenó el jueves la euforia con un plan de intervención pensado para España. Pero los inversores observan tres grandes dudas o riesgos. La primera, sobre su puesta en marcha, pendiente de que el BCE publique los textos legales oportunos y de que Madrid solicite la ayuda. En este sentido, las fuentes consultadas confían en que será de manera inminente, antes de las elecciones en el País Vaso y Galicia (21 de octubre).

La segunda duda gira en torno al alcance de la intervención. "¿Hasta qué nivel bajará los tipos de interés el BCE?", se pregunta una fuente del sector financiero. Y concluye que "el mercado va a testar al Banco para comprobar el umbral de dolor que tolera y eso puede generar inestabilidad".

Por último, fuentes del sector señalan las dificultades que puede encontrar el BCE para esterilizar o drenar la liquidez añadida por la compra de bonos, como se ha comprometido Draghi para no generar inflación. "Incluso podría incurrir en pérdidas", advierten, lo cual inquietaría aún más a Alemania.