Se une a la colocación de 750 millones de esta semana

Telefónica amplía su emisión de deuda en 250 millones

Telefónica ha emitido bonos a cinco años por un importe de 250 millones de euros. Una colocación que se une a la de 750 millones realizada este miércoles.

Las compañías siguen aprovechando la relajación que viven los mercados de deuda. Así, Telefónica, a través de su filial Telefónica Emisiones, ha emitido bonos por un importe de 250 millones de euros. La operadora ha querido aprovechar la buena acogida que tuvo la colocación del pasado miércoles y el buen comportamiento del mercado. La participación de inversores extranjeros rondó el 90% del libro.

El libro se cerró en 800 millones de euros, lo que significa que ha sido tres veces sobresuscrita, con más de 50 órdenes, pocos minutos después del anuncio, lo que permitió incrementar el importe inicial de 150 millones a 250 millones de euros.

El precio se fijó en Mid Swap más 390 puntos básicos, "casi 100 puntos básicos inferior al de la emisión del miércoles y supuso fijar un precio inferior a su cotización en el momento del anuncio". Los bonos tienen un periodo de vencimiento de cinco años, que concluye el 5 de septiembre de 2017. Asimismo, los bonos, que cotizarán en el mercado de Londres, tienen un cupón del 5,811%. A su vez, Barclays ha sido la entidad colocadora.

Telefónica ha explicado que la deuda forma parte de su programa EMTN, añadiendo que el tamaño total de la emisión ha sido de 1.000 millones de euros.

Esta misma semana, Telefónica llevó a cabo una emisión de bonos a cinco años por importe de 750 millones de euros. Unos fondos que la compañía va a destinar a la refinanciación de los vencimientos de deuda previstos para este año y los siguientes. Los títulos ofrecían un interés vinculado al Mid Swap más 485 puntos básicos, con un cupón del 5,811%.

La emisión, en la que han participado como colocadores los bancos Barclays, BOA-ML, BBVA, Mediobanca e Intesa, contó con una elevada demanda, dado que los inversores, en su mayoría extranjeros, solicitaron bonos por un importe superior a 7.000 millones de euros.