Cumbre hispano-alemana

España busca en las empresas alemanas un aliado para el crecimiento

Alemania y España intentarán hoy estrechar lazos. Mariano Rajoy recibirá en La Moncloa a Angela Merkel. Y representantes de más de 100 empresas de ambos países, entre ellas Volkswagen, Repsol o Telefónica, se reunirán para "reforzar la cooperación entre ambos países" y aumentar la "confianza" entre los dos socios, según fuentes de la patronal española CEOE. El Gobierno español busca en los exportadores alemanes un aliado clave para el crecimiento.

La idea nació en Berlín. Angela Merkel recibió a finales de enero a Mariano Rajoy. De la cita se contó que el presidente del Gobierno español buscó la complicidad de la canciller alemana -llegó a llamarla varias veces "Ángela", en castellano- y trascendieron las promesas de Rajoy de que cumpliría los objetivos de déficit. En "una feliz ocurrencia", cuentan ahora representantes de la Cámara de Comercio Alemana para España, los dos dirigentes pensaron que ambos países deberían celebrar una cita que trascendiera de la política y alcanzara al mundo empresarial. Y así, gracias al trabajo de la Oficina Económica de Moncloa y del Ministerio de Presidencia, se diseñó el programa de la cumbre hispano-alemana de hoy: reunión Merkel-Rajoy, encuentro entre el presidente de CEOE y su homólogo alemán, mesa redonda entre empresarios de ambos países para hablar de inversiones de éxito, charlas para compartir técnicas de innovación... "Diplomacia comercial", lo llamó el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Las compañías alemanas dedicadas a la exportación están preocupadas por el deterioro de la imagen de su país en el resto de la Unión Europea, según confían representantes empresariales germanos. "A la larga, a los países fuertes de la Unión Europea no les irá bien si a los países débiles les va mal de forma sostenida", admitió ayer el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle. España y Alemania se convierten así en potenciales aliados. A Rajoy, con un país que lleva cinco años en crisis y 5,6 millones de parados, le interesa que la política exterior de la Unión dé un viraje de la austeridad al crecimiento. Merkel, por su parte, tiene unas elecciones por delante en 2013 y necesita que algunos de los países que han aplicado sus recetas alcen el vuelo. Y las exportadoras alemanas, que cada vez venden menos en España, suspiran por una recuperación que aumente el consumo de la periferia europea.

En la jornada participarán, entre otros, el presidente de Telefónica, César Alierta; el de Volkswagen, Martin Winterkorn; el primer ejecutivo de Siemens, Peter Löscher; el consejero delegado de Bayer Hispania, Ranier Krause; el de Freudenberg, Jaume Cané; el directivo de SEAT Francisco Javier García Sanz; representantes sindicales de ambos países... El ministro de Economía, Luis de Guindos, se encargará de la apertura; Merkel y Rajoy, de la clausura. El programa incluye charlas sobre el sistema alemán de formación profesional como posible solución al 53% de paro juvenil de España. El Gobierno alemán concede "gran importancia" a la cita, según declaró el lunes uno de sus portavoces, Steffen Seibert. "Las empresas alemanas y españolas pueden tomar medidas que apoyen eficazmente el rumbo de las reformas emprendidas por el Gobierno de Rajoy", añadió.

Las relaciones empresariales entre ambos países han aumentado. Alemania va camino de ser el primer socio comercial de España tras convertirse en el segundo país que más compra productos españoles (el 10,8%), por detrás de la vecina Francia. "Tenemos por primera vez una balanza comercial diferencia entre importaciones y exportaciones en positivo con Alemania", declaró hace una semana Rajoy sin mencionar, claro está y como recuerdan fuentes empresariales alemanas, que España cada vez compra menos productos germanos, tal y como recoge el último informe del Instituto de Comercio Exterior.

Merkel ha centrado su política exterior a pedir al resto de socios europeos que reduzcan el gasto público para evitar la necesidad de financiación exterior. De momento, la estrategia no ha dado muchos resultados en países como España, que no escapa del círculo vicioso: menos gasto público, más miedo, sueldos más bajos, menos consumo, más paro, menos recaudación de la Administración... Los empresarios alemanes con intereses en el exterior temen que los países periféricos (Grecia, España, Italia, Portugal...) sigan reduciendo la compra de productos germanos y que incluso alguno de los 17 países de la eurozona abandone la moneda única.

"España consume cada vez menos", recuerda un representante del tejido empresarial germano en España, con casi 1.000 empresas. "Es doloroso para el inversor alemán, pero también sano. Entendemos que no era bueno un consumo sostenido en deuda exterior, como el que tenía antes España. Así que podemos decir que macroeconómicamente es mejor; aunque microeconómicamente es cabreante. En Alemania hay voces distintas sobre la austeridad. No todos opinan como el ahorrador alemán. Las empresas alemanas con inversiones aquí son los grandes defensores de los intereses españoles".

El sector privado alemán ha invertido en España unos 30.000 millones de euros , según datos de la Cámara de Comercio Alemana en España -en sentido contrario, la inversión española en el país germano ronda los 15.000 millones de euros-.

Alemania es ya el quinto mayor inversor en España, tras Italia, Francia, Estados Unidos y Reino Unido. En el primer trimestre de este año las inversiones netas alemanas ascendieron a 953 millones de euros, según recoge el Registro de Inversiones Exteriores. Si España saliera del euro, esos euros se convertirían en pesetas y los inversores germanos perderían.

Las relaciones comerciales entre los dos países son estrechas, sobre todo, en el sector de la automoción. En 2011, Alemania importó de España vehículos y motos por valor de 3.792 millones de euros, un 33,8% más que en 2010, mientras que España compró a Alemania automóviles y componentes de automoción por valor de 8.300 millones de euros.

Entre las multinacionales alemanas implantadas desde hace tiempo en España destacan firmas como Seat, Lidl, Volkswagen, Deutsche Bank, Bayer, Allianz, Eon...

Agenda

8.30. Apertura del encuentro empresarial. Intervienen los presidentes de las patronales alemanas y españolas, Juan Rosell y Hans Peter Keitel.

9.30. Mesa redonda sobre experiencias de éxito empresariales. Participan el presidente de Telefónica, César Alierta, o el consejero delegado de Bayer Hispania, Rainer Krause.

10.45. Coloquio sobre FP e I+D con la intervención, entre otros, de directivos de Seat, Ferrer, IDOM o ThyssenKrupp.

16.00. Clausura del acto por parte de Mariano Rajoy y Angela Merkel con la participación de máximos representantes de Santander, Iberdrola, Siemens o Volkswagen.