Consecuencias para el sector de la construcción

Otro obstáculo para un sector en declive

El alza del IVA del 4% al 10% se une a la supresión de la deducción por compra de vivienda habitual.

El sector de la construcción alcanzó su momento de mayor apogeo en el año 2006, con más de 600.000 casas terminadas y cerca de un millón de transacciones de compraventa. A partir de esa fecha, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ralentizó la actividad hasta dejarla prácticamente paralizada. Los últimos datos así lo avalan: en el último ejercicio apenas se han terminado 120.000 viviendas y el número de compraventas ha disminuido hasta las 300.000.

Unas cifras que se pueden ver reducidas aún más con la subida del IVA. En 2011, el Ejecutivo aprobó una rebaja fiscal para la compra de vivienda, que pasó a estar gravada al 4% para tratar de revitalizar un sector destrozado por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Esta rebaja se extendió a 2012 y el sector contaba con que también se haría en los años siguientes. La presión de Bruselas para que la fiscalidad de la vivienda en España se equiparara a la del resto de socios ha tenido más peso y ha obligado al Ejecutivo a volver a gravar las compras de vivienda nueva con un tipo del 10% a partir del 1 de enero de 2013.

Esta medida podría suponer un balón de oxígeno para las compañías, toda vez que se podría producir en los cuatro próximos meses un efecto de adelanto de compra para esquivar el alza del IVA. Para una vivienda de 200.000 euros, la diferencia entre tributar por un IVA al 4% o a l 10% es de 12.000 euros más de sobrecoste, una cifra nada despreciable.

Los promotores creen que ese efecto de adelanto no se producirá por la delicada situación de la economía, con unos hogares lastrados por la pérdida de renta, y sobre todo, por la falta de crédito. "No solo basta con comprar una vivienda, sino que una inversión de este tipo requiere crédito, algo muy complicado en estos momentos", señala José Manuel Galindo, presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE).

Ante la falta de crédito en España, los promotores han propuesto al Gobierno organizar un macro road show por toda Europa para vender hasta 250.000 viviendas a ciudadanos extranjeros, con menos problemas para acceder a préstamos bancarios. El objetivo de esta misión es llegar a todos los principales emisores de turistas (Reino Unido, Alemania, Francia, Holanda y los países nórdicos, entre otros), pero también abordar algunos mercados como el ruso, muy en auge en los últimos dos años.

A la espera de que esta propuesta cuaje tras el verano, el sector también muestra su disconformidad con otra de las medidas aprobadas por el Ejecutivo para elevar los ingresos, como la supresión de la deducción por compra de vivienda habitual a partir del 1 de enero de 2013. Este beneficio fiscal fue recuperado a principios de 2012, tal y como venía recogido en el programa electoral con el que se presentó el PP a las elecciones, como la vía más rápida para animar el sector inmobiliario y adelgazar el stock de vivienda nueva sin vender, cifrado por el Ejecutivo en cerca de 700.000 inmuebles. Este beneficio fiscal permite desgravar el 15% del importe destinado a pagar una hipoteca con un límite de 9.040 euros. Un contribuyente puede rebajar su factura tributaria en 1.356 euros cada ejercicio. En el caso de una hipoteca a a 25 años, el ahorro fiscal alcanza los 33.900 euros.

Lo que queda por saber es si esta medida finalmente se adaptará con carácter retroactivo o aquellos que hayan comprado casa antes del 1 de enero de 2013 sufrirán alguna merma.

Las cifras

597.362 fue el número de viviendas terminadas en 2006, lo que supuso el récord histórico en España.

1.356 euros es el importe máximo que se pueden desgravar aquellos que compren una vivienda habitual.

12.000 euros es el sobrecoste a asumir en una casa de 200.000 euros si el IVA sube del 4% al 10%.