Consecuencias para el sector turístico

La industria alerta del frenazo que sufrirá el turismo nacional

Calcula que el incremento fiscal provocará 103 millones en pérdidas y 18.000 empleos menos.

Al final, el lobo ha llegado. La presión del sector turístico al Gobierno para que no les subiera el IVA o para que retrasaran la entrada en vigor del incremento al menos hasta octubre de 2012 o enero de 2013 tuvo un éxito limitado. Dos puntos porcentuales de subida (del 8% al 10%) en lugar de pasar del 8% al 21%, que será el tipo general, y un aplazamiento del incremento fiscal hasta el 1 de septiembre, hasta mañana. El otoño se plantea complicado para la industria turística que, si bien no ha hecho mal verano, tiene unas mimbres complicadas para tejer el final de año, ante el temor de que el alza de los impuestos retraiga aún más el consumo.

Este verano ha registrado un récord de entradas de turistas extranjeros, 7,7 millones cruzaron las fronteras españolas en julio. Representa un 4,4% más que en el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, este ascenso no ha servido para compensar del todo el desplome del turismo nacional, que cayó un 11% en el mismo mes. Así, las pernoctaciones hoteleras en julio se han reducido un 1,4%. "Ha sido un verano aceptable pero heterogéneo", afirma Ramón Estalella, secretario general de la patronal hotelera Cehat a CincoDías. "Ciertas zonas de sol y playa, como Mallorca, Canarias, Cataluña o la Costa del Sol, han tenido una temporada casi histórica", detalla.

Sin embargo, las zonas del interior dependientes del turismo nacional y sin accesos aeroportuarios, han sufrido gravemente. Según datos del sector hechos públicos a principios de agosto, en algunas comunidades, la ocupación y el gasto turístico han caído hasta un 40%. Y esta falta de demanda se agravará con la subida de la carga impositiva, repiten desde el sector.

Pero no solo por la caída del turismo nacional. Los empresarios turísticos señalan que un incremento de precios por culpa de los impuestos les hará perder competitividad también a nivel internacional. Sus principales competidores, Egipto y Túnez, muy perjudicados por las revueltas políticas del último año, ya están recuperando su afluencia de turistas internacionales, lo que complica la llegada a España en busca de sol y playa.

Antes de la subida del IVA, Exceltur preveía un retroceso del PIB turístico de un 0,6%. Las nuevas previsiones, incluyendo la mayor carga, aumentan esta bajada, hasta un 1,5% menos que el año anterior. Al impacto impositivo hay que sumar el alza de las tarifas aeroportuarias, aprobada en los Presupuestos Generales del Estado. El sector turístico aporta el 10,2% al PIB nacional.

Con estas cifras, el lobby turístico Exceltur calcula que el sector perderá "más de 2.000 millones en ingresos, si todo el alza se repercute al consumidor, y se destruirán más de 18.000 empleos". Pero hay empresas que no van a poder trasladar esta subida. Los empresarios del sector se enfrentan al menos a unas pérdidas de 103 millones de aquí a final de año al no poder traspasar este mayor coste. Esta estimación de Exceltur es "conservadora", porque solo tiene en cuenta una parte de los paquetes turísticos vendidos por touroperadoras a demanda nacional.

El presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), Carlos Díaz, explica que, en su opinión, esta medida tiene el mismo efecto que si se hubieran incrementado los impuestos un 25% a las empresas "porque en ningún caso, van a poder repercutirlo al consumidor. Las tarifas están concertadas con el IVA incluido. Además, internet permite compara los precios día por día y no hay nada más disuasorio que una subida en las tarifas", señala Díaz.