Considera que contribuirá al crecimiento económico

Isidoro Álvarez cree que liberalización de horarios mejorará la marca España

El presidente de El Corte Inglés cree que la liberalización de los horarios comerciales en zonas turísticas tendrá un efecto muy positivo en el crecimiento económico.

Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés, posa a la salida de la junta de accionistas.
Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés, posa a la salida de la junta de accionistas.

El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, confía en que la libertad de horarios en las zonas de gran afluencia turística que promueve el Gobierno facilitará a los turistas hacer compras en el país, "lo que contribuirá al crecimiento económico y al prestigio de la marca España".

Durante su intervención hoy ante la Junta General de Accionistas del grupo, Álvarez ha recordado que su compañía ha desarrollado iniciativas encaminadas a potenciar el sector turístico, dada su "vital importancia para la economía española y su creciente trascendencia para el comercio".

Por ello, el grupo cuenta con áreas especializadas para atender a los millones de viajeros que visitan sus grandes almacenes.

Fuentes de El Corte Inglés apuntaron a EFE que en Madrid, donde los comercios pueden abrir con total libertad de horarios desde el pasado 15 de julio, ya han registrado un destacado aumento en las compras realizadas por los turistas.

A mediados de julio, el Consejo de Ministros aprobó un real decreto en virtud del cual las grandes ciudades turísticas deberán liberalizar totalmente los horarios comerciales en las zonas con mayor afluencia de visitantes.

Para delimitar esas ciudades, se han establecido criterios objetivos, como por ejemplo que tengan más de 200.000 habitantes, que en el último año hayan registrado más de un millón de pernoctaciones o que hayan recibido a 400.000 turistas en crucero.

Actualmente cumplen esos criterios Barcelona, Valencia, Zaragoza, Málaga, Sevilla, Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao, Córdoba, Granada y Cartagena (Murcia), así como Madrid, Palma de Mallorca, Alicante y Santa Cruz de Tenerife, aunque estas cuatro últimas ya permiten abrir con libertad al comercio en determinadas zonas turísticas.