Los datos del Banco de España muestran un repunte en junio

Los españoles confían: no hay fuga de depósitos pese a la crisis

El dinero huye de España como de una enfermedad contagiosa, pero son los inversores extranjeros y los bancos nacionales los que protagonizan la fuga. Los españoles mantienen la fe: no hay huida de depósitos.

Sede del Banco de España en Madrid
Sede del Banco de España en Madrid

Si se mira la serie histórica, el goteo es a la baja. Los españoles llegaron a tener 1,216 billones de euros metidos en los bancos en forma de depósitos en diciembre de 2010. Esa fue la cifra máxima, luego todo ha ido para abajo. Pero este descenso ha sido lento, comedido y en ningún modo denota pánico. Puede que los españoles hayan tenido que tirar de ahorros para financiar su día a día, pero eso no significa que haya una huida de depósitos al exterior.

Al menos, eso es lo que muestran los datos del Banco de España, actualizados este viernes al mes de junio. De hecho, en ese periodo los depósitos aumentaron con respecto al mes anterior: se situaron en 1,147 billones de euros, un 0,44% más que en mayo o 5.000 millones extra. Y lo han hecho después de dos meses de retiradas, porque en abril y en mayo hubo caídas. Ese primer mes fue especialmente duro: los bancos redujeron sus depósitos un 1,5% en solo 30 días.

Pero justo en el mes en que España pidió el rescate para su banca y cuando la crisis de Bankia mostraba su peor cara, los españoles mantuvieron su dinero en el banco e incluso lo incrementaron. Pese a las dudas sobre el futuro del sector financiero nacional, no hubo huida en junio.

Como siempre, sin embargo, toda cara tiene una cruz. Los 1,147 billones de euros en depósitos con que se cerró el mes de junio o los números parecidos de abril y mayo constituyen la cifra más baja desde finales de 2008 y principios de 2009. En año y medio, los españoles han retirado casi 70.000 millones de euros en depósitos de los bancos, 23.000 millones en lo que va de año.

Estas cifras palidecen si se comparan con la actuación de los propios bancos nacionales y de los inversores extranjeros. Puede que España no sufra una fuga de depósitos de sus ciudadanos, pero el dinero foráneo ha huido en masa y los bancos españoles prefieren mandar sus fondos fuera a prestarse entre ellos. En los primeros cinco meses de este año, son 163.000 los millones que han salido de España, el equivalente al 16% del PIB, y solo una mínima parte son depósitos.

Además, son los depósitos a largo plazo los causantes de la disminución. Los españoles tenían en junio una cifra histórica de dinero en cuentas a la vista en las entidades financieras, más que nunca: 275.881 millones. También es muy elevada la cantidad depositada en cuentas de ahorro: 205.806 millones, el máximo desde principios del año pasado. Los depósitos a plazo son los que descienden: había 665.724 millones en junio, el mínimo desde mayo de 2008.