Vuelve a degradar el valor de la deuda española

LCH.Clearnet endurece las condiciones para dar liquidez a los bancos

La cámara de contrapartida británica LCH.Clearnet ha vuelto a disparar contra España. La plataforma exigirá a los bancos depositar más deuda española para poder obtener liquidez.

Más ataques contra la deuda española. Tras la última degradación de julio, la cámara de contrapartida LCH.Clearnet, uno de los mayores proveedores de liquidez a los bancos de los países denominados periféricos desde que estalló la desconfianza en el mercado interbancario, ha vuelto a disparar contra la deuda española.

LCH.Clearnet ha degradado el valor de los bonos españoles. Ahora, para utilizar los que vencen entre 9 meses y 1,25 años el margen pasa del 2,75% al 3,30%, mientras que en la deuda entre 1,25 y 2 años aumenta del 3,50% al 4,40% y entre 2 y 3,25 años lo hace desde el 5% al 6,40%. En los bonos que vencen entre 10 y 15 años, el margen pasa del 16% al 18,35%.

La decisión de LCH.Clearnet no se ciñe solo a la deuda española. Italia también ha recibido su varapalo. En el caso de los bonos transalpinos que vencen entre 3,25 y 4,75 años el margen sube desde 6,75% hasta el 7,25% y desde el 8,70% hasta el 9,3% en el caso de los bonos entre 4,75 y 7 años. Estos cambios entrarán en vigor al término de la sesión de la mañana y se reflejarán en los márgenes del próximo día 15.

Aunque en otro escenario la decisión de la cámara de contrapartida podía no tener tanta relevancia, lo cierto es que en este momento adquiere una importancia especial. Con el mercado interbancario prácticamente cerrado, estas plataformas se habían convertido en el salvavidas de la banca para mantener la normalidad de las operaciones.

En el pasado, LCH.Clearnet ya ha puesto su granito de arena en la profundización de la crisis. Primero con Irlanda y luego con Portugal, la cámara de contrapartida endureció las necesidades de garantía para la deuda de estos países en cuanto sus bonos superaron los 450 puntos básicos, siguiendo al pie de la letra su normativa interna. A más riesgo, mayores garantías. Ambos países entraron en una espiral de crecimiento del coste de financiación y desconfianza que terminó con la necesidad de rescate. LCH.Clearnet también tuvo que aplicar el correctivo a Italia cuando cruzó la barrera de los 450 puntos, pero este país, quizá por su tamaño, pudo reconducir la situación.