El segundo rescate, en el horizonte

Alemania dice ahora que España es una economía muy fuerte

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, es optimista sobre España, aunque ha evitado pronunciarse de forma explícita sobre un segundo rescate. Eso sí, ha descatado la "gran determinación" del Gobierno de Mariano Rajoy en la aprobación de reformas.

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, dijo que no quería especular sobre si España necesitará un rescate de la zona euro, pero añadió que era optimista sobre el curso de las reformas del Gobierno español, publicó el domingo el periódico alemán Bild am Sonntag. Westerwelle hizo estas declaraciones contestando preguntas de turistas alemanes en Mallorca durante un encuentro preparado por el diario. Un estudiante preguntó cuánto tiempo podría sobrevivir España sin ayuda del fondo de rescate de la zona euro. "El Gobierno español, con su presidente Mariano Rajoy, está mostrando una gran determinación para las reformas. Por eso soy optimista para España", dijo Westerwelle.

Cuando el estudiante de Bavaria, de 25 años, pidió una respuesta concreta a su pregunta, Westerwelle dijo: "No voy a especular. Si diera la respuesta que quizá espera Bild am Sonntag, eso llevaría a un gran titular y tendríamos un gran problema. Por cierto, contesté su pregunta: considero que España es una nación muy fuerte con una economía altamente productiva", dijo.

Alemania ya ha expresado su confianza en que España no necesite un rescate europeo. Hace dos semanas, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, rechazó informaciones de prensa de que España iba a pedir un rescate a la zona euro para que compre sus bonos soberanos.

Los costes de financiación de España son extraordinariamente altos, con el rendimiento del bono a 10 años cerca del 7%, y se espera que Rajoy realice una petición formal de acción coordinada de la zona euro y el BCE.

Westerwelle, que está pasando sus vacaciones en Mallorca, incide en que el Gobierno alemán rechaza la colectivización de la deuda europea, lo que implicaría la creación de los eurobonos. "Para mí esto no es negociable. Los eurobonos engrandecerían la crisis, no la paliaría", argumenta Westerwelle.

Esta es una de las principales demandas de España, Italia y Francia con el fin de apuntalar la confianza de los mercados financieros y poner fin a la tendencia alcista de las primas de riesgo y de los intereses de las deudas italiana y española, antes de que dichos niveles alcancen cotas "insostenibles".

En este sentido, hace hincapié de nuevo en uno de los mensajes lanzados por los sectores más conservadores del Gobierno de Angela Merkel. "El euro y Europa está amenazada, no solo por la falta de solidaridad, sino también por el exceso de solidaridad", resalta Westerwelle.

"Con una responsabilidad compartida, pondremos el euro en peligro", insiste el ministro de Exteriores, en alusión a los eurobonos. No obstante, no aclara si el Gobierno alemán se opone con la misma rigidez a la compra de la deuda por parte del Banco Central Europeo, tal y como hizo a principios de este año aliviando la presión de los mercados sobre Italia y España, amparándose en la "independencia" del eurobanco.

En el plano más personal, Westerwelle cuenta en la entrevista que Mallorca ha sido con asiduidad su destino de vacaciones. "Me encanta Mallorca desde mi infancia, mi padre me enviaba aquí para que me enseñaran a nadar", explica. "Mallorca tiene unos paisajes preciosos, una gran cultura y vida nocturna para los jóvenes", opina el ministro de Exteriores de Alemania, que confiesa su especial predilección por los pimientos de Padrón.