Previsiones de Agett

Los expertos auguran un repunte de la destrucción de empleo

El mercado laboral seguirá deteriorándose los próximos meses. A eso apuntaban ya los últimos datos de paro y afiliación publicados el pasado 2 de agosto y lo refrendaron ayer las previsiones de Agett, la patronal de las grandes empresas de trabajo temporal. Sus informes anticipan una caída de la ocupación del 5% interanual hasta octubre, lo que reducirá la cifra de ocupados a unos 17 millones.

La estacionalidad maquilla las cifras, pero eso no impide apreciar que este verano la evolución del empleo no está siendo favorable. El paro registrado en julio se redujo en 27.814 personas, pero la afiliación solo aumentó en 4.895 efectivos, una cantidad exigua comparada con las 45.000 personas que, de media, se afiliaron en los sucesivos meses de julio desde 2008.

El pésimo comportamiento del empleo en el sector servicios explica en parte esa tendencia negativa. En julio, el paro en el sector creció en 1.500 personas, mientras que en el mismo mes de 2011 se crearon 28.000 puestos de trabajo. La sorpresa agradable del trimestre se produjo en la construcción, donde se crearon casi 6.000 empleos.

Se prevé también una pérdida de asalariados en el sector público, cuyo número ha caído el 6% en tasa interanual en el segundo trimestre. Una merma que se concentró en las regiones más alejadas de los objetivos de déficit para 2012 (Castilla La Mancha, Cataluña y Comunidad Valenciana). En los últimos tres trimestres, el sector público ha perdido 180.000 efectivos y todo apunta a que se acentúe la tendencia hasta fin de año.

De los 17,4 millones de ocupados que hay en España, el 15% -poco más de 2,6 millones- lo son a tiempo parcial y, de ellos, 2 millones son mujeres. Esta fórmula de contrato, no obstante, obedece a las circunstancias, pues el 56% de los trabajadores a tiempo parcial aspiraba a una jornada completa.

A tiempo parcial

La proporción de empleos a tiempo parcial está creciendo más en las autonomías con mayor tasa de paro, como Andalucía y Canarias, y más específicamente en aquellas donde el turismo tiene más peso dentro de la estructura productiva, como Baleares.