Los extranjeros centran las ventas en deuda pública

A los inversores extranjeros cada vez les gusta menos la deuda pública española. La estadísticas del BIS muestran que la banca extranjera tiene una elevada exposición al riesgo España pero este se centra fundamentalmente en el sector privado, la deuda bancaria o los derivados y garantías de crédito. En los últimos meses los no residentes han huido de forma masiva de la deuda pública y sus tenencias se han reducido en un 28% entre noviembre y mayo, según los últimos datos del Tesoro.

Una tendencia que previsiblemente se ha acelerado en los últimos meses, según auguran los expertos, ante el recrudecimiento de la crisis soberana europea y el aumento de la aversión al riesgo, especialmente a todo lo que tenga que ver con España. A la espera de nuevos datos, las últimas estadísticas disponibles revelan que los extranjeros han vendido 85.627 millones de euros de su cartera registrada desde el pasado mes de noviembre. Unas ventas que se han visto en gran medida compensadas por las compras de los bancos españoles. Estos, en concreto, han aumentado sus adquisiciones en 91.950 millones entre mayo y noviembre.

La escasez de inversores extranjeros en las últimas subastas ha levantado las alarmas puesto que ante su ausencia y el menor margen de las entidades nacionales para continuar comprando, el éxito de las futuras colocaciones del Estado se complica.

Los inversores extranjeros, pese a todo, continúan siendo los principales tenedores de la deuda pública española. En mayo tenían un total de 212.506 millones de euros en sus carteras registradas, lo que supone un 36,95% de la deuda pública, según los datos del Tesoro. Una caída sustancial desde finales del pasado ejercicio cuando tenían algo más de la mitad de la deuda española.

La banca nacional, al contrario, al incrementar su presencia controla ya el 28,22% de la deuda pública española cuando a finales del pasado ejercicio su cartera registrada apenas representaba el 16,93% del total. En mayo los bancos españoles tenían una exposición de 162.259 millones de euros. La Administración Pública es el tercer tenedor de deuda más importante, con el 15,3%, seguido de las entidades de seguros con el 6,19% del total; los fondos de inversión (5,61%); los fondos de pensiones (3,17%); las empresas no financieras (2,33%) y los particulares (0,93%).