El Gobierno 'tranquiliza' a los empleados públicos: solo se suprime la extra de Navidad de 2012

Cambio radical de discurso con los funcionarios

Si algo ha llamado la atención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros (además de la subida del IVA, por supuesto) ha sido el giro radical del Gobierno en sus palabras a los funcionarios. Ahora que los recortes ya están aprobados, todo han sido mensajes de aliento y alabanzas a su profesionalidad.

La fecha de entrada en vigor de la subida del IVA y el hachazo a las partidas que están en el tipo reducido de este impuesto no han sido los únicos cambio que han trascendido de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Tanto el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, han dado un giro radical al discurso que han mantenido representantes de su partido durante los últimos meses y han mostrado una extrema delicadeza con los funcionarios. Incluso han alabado su profesionalidad.

Montoro lo ha hecho al recordar las medidas para la reforma de la función pública que anunció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su comparecencia del miércoles ante el Congreso y que hoy han sido aprobadas. Ha pedido un esfuerzo extra a los funcionarios y ha ponderado su trabajo mientras enumeraba la supresión de días libres a la que se enfrentan, la equiparación de su marco laboral al de la empresa privada o el empeoramiento de su sistema de bajas también para que sea igual que el del resto de trabajadores.

Pero, sobre todo, ha querido dejar muy claro que la paga de diciembre solo se suspenderá este año. Así lo había dicho el presidente del Gobierno, pero la situación de las finanzas públicas ha llevado a muchos empleados públicos a dudar de su recuperación. Montoro se ha comprometido a ello: es una medida temporal, que solo afecta a la paga de diciembre de este año y se devolverá en 2015 en forma de aportación al fondo de pensiones, ha dicho.

Y después de Montoro ha llegado la vicepresidenta, también con palabras muy dulces para los funcionarios y recordando que ya sufrieron una rebaja de sueldos en 2010 que no han recuperado. "Quiero hacer un reconocimiento a los empleados públicos de este país, que trabajan, que trabajan bien y que ahora tendrán que trabajar algún día más y a los que se les pide un esfuerzo adicional", ha dicho.