Qué esperar de la segunda parte del año en los mercados financieros

Acabó el primer semestre de 2012 y el mundo sigue teniendo los mismos problemas que en 2010 y 2011, mucha deuda, mucho desequilibrio y poco crecimiento.

Para el segundo semestre tenemos tres grandes riesgos a nivel macroeconómico: la crisis de deuda europea, la desaceleración económica de países emergentes (China, Brasil, India, etc) y la desaceleración de la economía estadounidense y posible cancelación de los estímulos fiscales de la era Bush después de las elecciones estadounidenses, que según diversos estudios pueden suponer casi un 2% del crecimiento del PIB.

El terreno microeconómico o empresarial, no está exenta de riesgos y ya hemos visto los primeros profit warnings o avisos de menores beneficios por parte de compañías de la talla de Danone, Procter & Gamble, Siemens, Ford, Nokia, ThyssenKrupp o Ahold. El mercado está descontando menores beneficios para este año, pero no se plantea un colapso como el acaecido en 2009. Desde mi punto de vista, el riesgo esta vez está en los mercados que han soportado la economía global en los últimos años: BRICs y EEUU fundamentalmente. Que Europa está en recesión y va a tener crecimientos bajos durante años, lo sabemos todos. Pero que el crecimiento de China se desacelere significativamente, no está incorporado en las expectativas del mercado.

Desde mi punto de vista, no creo que vivamos una crisis de los resultados empresariales como los de 2008-2009, por una sencilla razón, las empresas están muy desapalancadas, los niveles de caja son los más elevados de las últimas dos décadas, es decir, las compañías están mucho más preparadas que hace 4 años ante una posible crisis global.

En cualquier caso, el comportamiento de los mercados en los últimos años viene determinado por la macroeconomía y no por los resultados empresariales, por este motivo, los retornos del segundo semestre en los mercados financieros, van a estar ligados a las decisiones políticas y a las decisiones monetarias de los bancos centrales con peso específico.

El mundo ha cambiado el sesgo monetario hacia una política monetaria más laxa. China. Brasil, India y Australia han bajado los tipos de interés, Inglaterra sigue con sus programas de Quantitative Easing y EEUU ha alargado el programa de recompra de deuda a los bancos norte americanos. El organismo que falta por actuar es el BCE, que después de los dos programas de LTRO de diciembre y febrero, no ha vuelto a dar señales de mayores estímulos monetarios y, sin ninguna duda, es la zona del mundo que más lo necesita.

¿Cuándo podría actuar el BCE?

El precio del petróleo ha caído más de un 25% desde los máximos de marzo, y los riesgos de deflación en Europa han incrementado considerablemente. Luchar contra la deflación puede ser el motivo definitivo que tenga el BCE para bajar los tipos de interés e inyectar más liquidez a los mercados. De ser así, los activos de riesgo pueden tener un gran comportamiento la segunda parte del año. Si no hay más estímulos monetarios, mucho me temo que los goteos a la baja de las bolsas continuarán un año más y ya van....

Por Javier Galán, gestor de renta variable de Renta 4.

@javiergalan77

Comentarios

¿Quién se planteaba en 2008 "un colapso como el acaecido en 2009"? y... puede que "no vivamos una crisis de los resultados empresariales como los de 2008-2009, por la sencilla razón de que las empresas están muy desapalancadas y tienen los niveles de caja más elevados de las últimas dos décadas..." pero es que la función de las empresas no es "tener caja" sino hacer lo que están dejando de hacer: producir, vender, crear empleo... y tener beneficios por ello, no por almacenar oro en la caja y esperar a que la deflación lo revalúe mientras el mundo se hunde en el paro, el subconsumo (ahora se llama austeridad), la falta de inversión y como resultado el deterioro del capital productivo (físico, humano y de conocimiento) que nos puede condenar a la miseria real y no sólo financiera
Normas
Entra en El País para participar