Clausura del Campus de verano de la Fundación Faes

Rajoy urge a la UE a que aplique los acuerdos porque "es imposible seguir así mucho tiempo"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha emplazado hoy a la UE a poner en marcha las decisiones adoptadas en la cumbre celebrada a final de junio "sin vacilar" y con "la misma energía y rapidez" que países como España están tomando medidas difíciles contra la crisis. Sobre estas medidas ha adelantado que las más inminentes serán una reforma de la administración local y una reforma educativa. Además ha instado a las Comunidades Autónomas a que hagan un mayor esfuerzo aún del que están realizando ya para reducir su gasto público.

Rajoy y Aznar en el campus Faes.
Rajoy y Aznar en el campus Faes.

Rajoy ha hecho este llamamiento durante su intervención en la clausura del curso de verano organizado por FAES, la fundación ligada al PP, en la localidad madrileña de Navacerrada.

"Europa debe cumplir y hacerlo a la mayor celeridad", ha asegurado el presidente del Gobierno con el objetivo de calmar a los mercados financieros después de que en los últimos días haya vuelto a encarecerse la prima de riesgo.

Según Rajoy, es preciso que los compromisos adoptados por los líderes europeos de profundizar en una política económica común para hacer del euro un proyecto irreversible se lleven a la práctica de forma "ágil, rápida y efectiva" para que cuajen en "realidades concretas y palpables" en beneficio de los ciudadanos.

"Estamos en un momento decisivo y si en un momento decisivo se apuesta por más integración, por el euro y por la unión bancaria, eso ahora hay que llevarlo adelante", ha afirmado el líder del PP en presencia del exjefe del Ejecutivo y presidente de FAES, José María Aznar.

Rajoy ha reclamado a la UE "la misma energía y rapidez" con la que muchos estados nacionales están tomando decisiones con el propósito de estabilizar los mercados.

Ha recordado que los principales progresos en la UE se han hecho cuando los consensos alcanzados "no se han cuestionado".

El presidente del Gobierno ha recordado que en 2011, el conjunto de las administraciones públicas en España gastaron 90.000 millones más de lo ingresado.

Ha admitido que "es imposible seguir así durante mucho tiempo" y que hay que hacer el "mayor esfuerzo" para resolver este problema.

Medidas antidéficit

Mariano Rajoy ha ratificado que en "próximas fechas" el Ejecutivo va a volver a tomar medidas para reducir el déficit y ha señalado que si el próximo viernes se dará luz verde a una reforma de la administración local más adelante habrá una reforma educativa.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que durante todo el año se van a seguir adoptando medidas "porque hay que tomarlas" y ha precisado que será en próximas fechas cuando habrá nuevas decisiones para hacer frente al déficit público.

"Hay que tomar decisiones. Anuncio que las vamos a tomar, porque sería una irresponsabilidad descomunal no adoptarlas en la situación que estamos viviendo en estos momentos", ha señalado.

Rajoy no ha hecho referencia a la posibilidad de que alguna de estas medidas las anuncie en su comparecencia ante el pleno del Congreso del próximo miércoles en la que va a informar de las conclusiones del último Consejo Europeo.

Sin embargo, fuentes del Ejecutivo han precisado que es previsible que en esa comparecencia apunte algunos detalles de por dónde van a ir las medidas que se aprobarán en las próximas reuniones del Consejo de ministros.

Rajoy sí ha avanzado que será el próximo viernes cuando se aborde la reforma de la administración local.

Una reforma con la que ha dicho que se pondrá en marcha un mecanismo para evitar la inflación normativa, la multiplicación de ventanillas y formularios, "el ensimismamiento competencial o la desmesura reglamentista".

Si ha explicado que algunas de las reformas importantes que aún tiene en cartera se aprobarán en julio, ha señalado que otras irán más adelante, y entre ellas ha destacado la reforma educativa.

A su juicio, las cifras de abandono y fracaso escolar son inaceptables y, por ello, hay que abordar modificaciones que sólo tienen como objetivo mejorar la calidad de la educación.

Rajoy ha asegurado que tiene intención de acordar esa reforma "con quien quiera" colaborar con ella y ha recalcado que no puede mantenerse la situación actual que existe tanto en la ESO, como en bachillerato o la universidad.