El equipo de La Roja recibe importantes primas

Una copa más y 300.000 euros en el bolsillo

La selección española de fútbol se proclamó ayer campeona de la Eurocopa por tercera vez en su historia al ganar a Italia por cuatro goles a cero. A los aficionados nos queda la 'resaca' de la celebración del triunfo frente a los italianos pero a los futbolistas les espera una suculenta prima de 300.000 euros.

La Selección española de fútbol levanta el trofeo de campeón de Europa, el segundo consecutivo, el 1 de julio de 2012 en Kiev.
La Selección española de fútbol levanta el trofeo de campeón de Europa, el segundo consecutivo, el 1 de julio de 2012 en Kiev.

Casillas, Iniesta, Xavi y compañía se van de la Eurocopa de Polonia y Ucrania por la puerta grande. No solo regresan a España con la ansiada copa debajo del brazo y la satisfacción de seguir siendo el mejor equipo de Europa, sino que este triunfo servirá para que los chicos de Del Bosque reciban una suculenta prima de 300.000 euros cada uno.

Antes de comenzar el torneo, los jugadores de La Roja llegaron a un acuerdo con la Real Federación de Española de Fútbol (RFEF) mediante el cual solo cobrarían primas en el caso de llegar a semifinales y cuya cuantía iría aumentando progresivamente hasta ganar la final. De esta manera, por alcanzar las semis cada jugador ya tenía asegurados 100.000 euros que se convirtieron en 150.000 un segundo después de que Cesc Fábregas metiera a España en la final.

Este premio es bastante superior al que recibió el combinado español en 2008, cuando se proclamó campeón de Europa. En esa ocasión, cada jugador recibió 214.000 euros en concepto de primas, nada que ver con los 600.000 euros que se embolsaron por ganar el Mundial.

La RFEF ha ingresado 23,5 millones de euros por parte de la UEFA en concepto de premios. Por ganar la final, la UEFA les entregó 7,5 millones de euros, tres millones por alcanzar las semifinales, dos por jugar los cuartos, uno por cada partido ganado en la liguilla de primera fase y medio millón por cada empate.

Una vez terminado el trabajo, la duda es dónde tributará el premio de los jugadores. En España, el 52% de las primas tendría que pasar a las arcas públicas, es decir, 156.000 euros por jugador, pero, como ya sucedió en la Eurocopa de Suiza y Austria y en el Mundial de Sudáfrica, los futbolistas tienen la opción de elegir si quieren cotizar en nuestro país o en aquel en el que han ganado el torneo gracias al convenio de doble imposición suscrito entre ambos. En 2008, el 20% del premio se quedó en Austria y en 2010, el 21% cotizó en el país de Nelson Mandela, según la iniciativa presentada la semana pasada en el congreso por el grupo Izquierda Plural para exigir que las primas tributen íntegramente en España,

Sin embargo, este año podría darse el caso de que las primas no tributen ni en España ni en Ucrania o Polonia, ya que estos países aprobaron exenciones de impuestos con la intención de conseguir organizar el torneo. Ante la polémica, diversos medios apuntan a que los jugadores de la selección se estarían planteando donar el premio a organizaciones sin ánimo de lucro, algo que ya anunció Italia que haría en caso de ganar la final.