Almunia ve "factible" que la ayuda se inyecte directamente a las entidades

España solicita oficialmente al Eurogrupo el rescate para la banca

El Gobierno formalizó ayer por carta la petición de un rescate para la banca española. Las condiciones, así como la cuantía, seguirán negociándose hasta la reunión del Eurogrupo del 9 de julio. Hasta entonces, la UE realizará su propio examen sobre el sector y los socios comunitarios debatirán si la ayuda puede inyectarse directamente a las entidades, lo que según el vicepresidente de la Comisión "es factible".

España solicita oficialmente al Eurogrupo el rescate para la banca
España solicita oficialmente al Eurogrupo el rescate para la banca

Tengo el honor de dirigirme a usted en nombre del Gobierno de España, para solicitar formalmente asistencia financiera para la recapitalización de las entidades financieras españolas que así lo requieran", comienza la carta que el ministro de Economía de España, Luis de Guindos, remitió ayer al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, para formalizar la petición del rescate comunitario para la banca española, que el Gobierno admitió necesitar hace dos semanas.

El Ejecutivo, que no detalla el importe de la petición, insta a tomar como base los cálculos del Fondo Monetario Internacional y del test de estrés realizado por las evaluadoras externas. Oliver Wyman y Roland Berger apuntaron a unas necesidades de capital de hasta 62.000 millones de euros -en el escenario más adverso- con lo que el Gobierno asume que la cifra será menor. Bruselas ha puesto sobre la mesa una ayuda de hasta 100.000 millones. "Para conocer cuánto dinero necesita cada entidad exactamente será necesario un análisis detallado y exhaustivo entidad por entidad. Para obtener la cifra específica para cada entidad tendremos que esperar a septiembre", matizó desde Santander el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, informa Eduardo G. Ercoreca. El Gobierno espera lograr que el préstamo sea a largo plazo (de 15 a 30 años), tenga un periodo de carencia de cinco o 10 ejercicios, y que el tipo de interés no supere el 4%.

El portavoz de Economía de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, adelantó ayer en Catalunya Ràdio que, antes de definir el rescate, UE, BCE y FMI llevarán a cabo su "propia evaluación del sector bancario español".

Guindos ha solicitado que las condiciones que impongan se clarifiquen antes del 9 de julio "para que se puedan discutir en el próximo Eurogrupo". Una cita de la que se espera una apuesta firme por el crecimiento europeo, lo que podría resultar relativamente favorable para los intereses de España. De hecho, aunque la misiva de Economía da por sentado que los fondos se canalizarán a través del FROB -del Estado- Guindos deja abierta la puerta a un rescate directo a la banca. "La elección del instrumento concreto en el que materializará esta ayuda, tendrá en consideración las diferentes posibilidades disponibles en la actualidad y aquellas que se puedan decidir en el futuro", matiza la carta al Eurogrupo.

Una posibilidad que fue reconocida como "posible y factible" por el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, durante un foro organizado ayer por Abc y Deloitte en Madrid. En su opinión, una recapitalización directa de las entidades es posible siempre que así lo pacten los socios del Eurogrupo. Preguntado por la oposición alemana a esta medida, Almunia declaró que la canciller Angela Merkel "no lo ha descartado".

"Pensar que hay países que dan dinero gratis, aunque sean socios de la UE, es ignorar la realidad", apuntó el vicepresidente de la Comisión para dejar claro que, con todo, el rescate a la banca tendrá condiciones macroeconómicas para el país. De hecho, Almunia aclaró que "las recomendaciones de la Comisión son obligaciones" y, cuestionado por una posible subida del IVA de forma inminente, matizó que el país va "muy retrasado en el cumplimiento de los planes de reducción del déficit".

Para el sector, el rescate se traducirá en ajustes para las entidades con ayudas y en una revisión del papel de Banco de España y la CNMV, según han advertido fuentes comunitarias.

Chipre pide a la UE que asista a sus bancos

Nicosia se rindió ayer a la presión y solicitó a la Unión Europea que rescate a su sector financiero mediante un modelo de ayuda comunitaria similar al que se prepara para España. La puntilla se la dio ayer por la mañana la agencia de calificación de riesgo Fitch al rebajar las emisiones de deuda chipriota al nivel de "bono basura". La decisión, argumentó la agencia, "refleja un aumento en la cantidad de capital que Fitch asume que los bancos chipriotas requieren". La situación del país, sin embargo, ya era delicada desde hace tiempo. Nicosia, de hecho, ya negoció un crédito con Rusia para contrarrestar una crisis que se ha visto agravada por el efecto contagio de Grecia, país vecino al que Chipre está fuertemente expuesto. Aunque la primera reacción del presidente chipriota, Dimitris Christofias, a la rebaja de Fitch fue convocar para hoy a los líderes políticos con el fin de afrontar la crisis bancaria, el Gobierno terminó acudiendo a Bruselas a media tarde. "La República de Chipre ha informado a las autoridades responsables europeas sobre su decisión de presentar una solicitud a los países miembros de la zona euro para un apoyo económico del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF)", rezaba la nota del Ejecutivo.