A fondo

Cervezas, emergentes y burbujas en Bolsa

El mundo cervecero vive desde hace años una carrera frenética. La crisis en Europa ha obligado a los mayores fabricantes a apostar fuerte por los emergentes. El interés de AB InBev por controlar el 100% de la mexicana Modelo (dueña de Coronita) es una muestra. Una estrategia que ha tenido recompensa en Bolsa.

Cervezas del grupo Modelo en un establecimiento.
Cervezas del grupo Modelo en un establecimiento.

Anheuser-Busch InBev, la mayor cervecera del mundo, quiere ser aún más grande y ha podido poner sobre la mesa unos 9.500 millones de euros para adquirir el 50% de la mexicana Modelo que aún no controla, según adelantó el Wall Street Journal. El movimiento añade presión sobre su rival directa SABMiller pero también sobre Heineken, dueña de otra mexicana, Femsa, la segunda del país.

"El mejor paso que puede dar AB Inbev", señalaban los analistas de ING tras filtrarse la negociación del grupo belga por hacerse con la totalidad de las acciones de Modelo.

AB InBev posee un 50 % de Modelo, productor de la cerveza Corona, pero no cuenta con el control del consejo, que sigue en manos del grupo familiar encabezado por Carlos Fernández, por lo que decidir el futuro de la compañía pasa por hacerse con la totalidad de las acciones. Por eso, el precio que se maneja (unos 9.500 millones) no resulta caro a los expertos. "Un precio atractivo parra hacerse con el control total y dominar el 58% del mercado de la cerveza en Mexico", aseguraba un informe de Canaccord que recoge Bloomberg.

Y es que el control total de Modelo, cuya cartera de marcas incluye Corona Extra, Pacífico, Victoria y Negra Modelo, le permite a AB Inbev dar un paso de gigante en el mercado latino de EE UU. Corona es la cerveza de importación que más se vende en el país latinoamericano.

Anheuser-Busch y Inbev se fusionaron en 2008 para dar lugar a la mayor cervecera del mundo. Tras su acuerdo, Modelo presentó una reclamación en la corte de arbitraje para frenar la transferencia de la participación al nuevo grupo. Tras perder su petición, el primer ejecutivo Carlos Fernández dijo que ninguno de los accionistas venderían su participación. Ahora, la operación parece facilitarse para la empresa belga.

Todas las cerveceras han seguido una agresiva estrategia de compras en los últimos años para reforzarse en mercados emergentes, especialmente América Latina, África y también China, y así ayudar a compensar los declives en Europa, Norteamérica y Sudáfrica. Durante la crisis del euro, la venta de cerveza en Europa ( periodo 2008-2010) ha caído de 374 a 343 hectolitros, un 8% menos, según los últimos datos publicados por la patronal Cerveceros de Europa.

Ante este panorama, AB InBev obtiene ya la mitad de su beneficio de países de América Latina, Europa del Este y Asia-Pacífico, según su última memoria anual, mientras que SAB Miller, la segunda cervecera del mundo, obtiene más de un 85% de sus resultados en mercados emergentes.

La doble estrategia de diversificación en mercados y marcas (con carteras de productos que abarcan desde las cervezas más económicas a productos artesanales y de mayor valor añadido) ha permitido a las cerveceras superar con éxito meses de volatilidad extrema en los mercados: AB Inbev sube casi un 20% en lo que va de año. SAB Miller gana más de un 8%, subida similar a la de Heineken y Carlsberg. En ese periodo, el índice Euro Stoxx 50 baja más del 7%.

En abril, AB Inbev anunció la compra de la Cervecería Nacional Dominicana por más de 1.200 millones de dólares, y así se aseguró el control del mercado caribeño. El pasaddo año, SAB Miller adquirió Foster (Australia) por 10.200 millones de dólares mientras que Heineken anunciaba la compra de Femsa, dueña deDos Equis, Sol y Tecate.