¿El riesgo está en España o en Alemania?

¿El riesgo está en España o en Alemania?

Cuando vamos a llevar a cabo una inversión es habitual que busquemos una situación favorable en la cual no exista incertidumbre (o sea lo más reducida posible). Si bien este tipo de inversión es deseada, la rentabilidad de la misma debido a la falta de incertidumbres, sería reducida.

Ahora bien, si deseamos obtener unos mejores retornos, la inversión a realizar no debería estar exenta de riesgos. Para ello podríamos aplicar la frase atribuida al Barón Rothschild “Cuando haya sangre en las calles compra propiedades”. A mi parecer esa sangre ya la estamos viendo en los mercados, tanto de renta fija como de renta variable. Es el momento de analizar si ese deterioro va a continuar penalizando a los activos para tomar nuestra decisión.

Si nos fijamos en el bono español a 10 años y lo comparamos con el bono alemán al mismo plazo vemos como hasta 2008 la rentabilidad ofrecida por dichos activos se comportaba de forma muy pareja (cosa totalmente lógica dentro de un área común) ahora bien, desde 2008 día a día se ha ido incrementando ese gap entre la rentabilidad ofertada por ambos, mostrando con esas diferencias de rentabilidades que el futuro de Europa tal cual la conocemos llegarían a su fin.

La conclusión es fácil, si queremos continuar con una Unión Monetaria, pasa por una serie de medidas que provocarán una subida en rentabilidades en los países “core” (Alemania, Francia...) frente una caída de rentabilidades de los países periféricos (España, Italia...).

De todas formas a la hora de ver este gap de rentabilidades, la primera pregunta que nos podíamos hacer es la siguiente: Si los países periféricos no pueden hacer frente a sus obligaciones de pago ¿No sé verá en jaque el crecimiento de Alemania y a su vez se pondría en peligro al país germano?. La respuesta es obvia, si se produce una ruptura del área euro, las economías más fuertes también sufrirían y las rentabilidades a las que estarían cotizando serían mucho más elevadas que las actuales. Por tanto sea por una razón o por otra, consideramos la subida de rentabilidades de los países “core” como inevitable, como estamos observando poco a poco en las últimas sesiones.

A la hora de invertir en Renta Fija debemos tener en cuenta el riesgo que conlleva dicha inversión en función de su vencimiento. Si compramos un bono con vencimiento 30/07/2013 a un precio de 99.53, supone una rentabilidad del 4.64% y si el mercado mejora y baja la rentabilidad de nuestro bono hasta niveles del 2.64% (niveles de principios de mayo) el precio habrá subido hasta 101.65, por lo tanto a nuestra inversión le ganaríamos un 2.1%. Si por el contrario el vencimiento elegido es 31/01/2022 y lo compramos a 94.068 con una rentabilidad anual del 6.70% y la situación mejora de manera similar a la anterior y la rentabilidad de nuestro bono baja hasta niveles de 6.12% (niveles de principio de mayo) el precio de nuestro bono se dispararía hasta los 98, por lo que nuestro beneficio se situaría en el 4.185%.

Hay que tener en cuenta que si la situación se deteriorase, si el vencimiento fuera más largo sufrirían más las inversiones a un plazo más largo. En el cuadro adjunto podemos ver distintos vencimientos del bono español con el impacto que sufrirían nuestra inversión por cada punto porcentual en TIR de los bonos.

Este mismo ejercicio que hemos realizado para la deuda española podríamos aplicarlo a la deuda alemana, en la cual el recorrido a la baja en rentabilidades es más bien limitado, por tanto, el riesgo existente en el bono alemán es al alza. Ante un incremento de la rentabilidad de un punto en el 10 años, hasta los 2,5% (niveles totalmente razonables en una normalización) frente al 1,5% actual, supondría una perdida cercana al 7% en precios para los tenedores de los bonos.

En resumen, la situación actual constituye una gran oportunidad para invertir en activos con mayor riesgo, ya que su remuneración a los precios actuales y plazo de vencimiento parece muy atractiva, si bien deberemos tener en cuenta el activo seleccionado para adecuarlo a nuestro perfil.

Por Celso Otero, gestor de fondos de Renta 4 Banco.

@celsootero

Comentarios

A veces pensar que cuando hay sangre es momento de comprar propiedades puede ser un error, siempre se puede derramar mas de lo que hay y cuando esto sucede y si no se limpia como corresponde la sangre se pudre junto con el mercado y la Vision que permite caminar se aleja mas y mas incluso de las zonas vecinas en todas sus fronteras inundando de mas sangre el mercado actual. Seguramente darse cuenta de que una Vision de futuro sin sangre en el mercado es lo que mejor puede hacer una sociedad que quiera caminar, saber que la Fe puesta en D-os VL es lo unico que nos da la esperanza de un camino mejor, olvidandonos de la sangre.
Yo no meteria al Sr. Rothschild y descendientes en ningun simil porque es muy resbaladizo, como su aguda y dura frase. Hay que tener en cuenta que ellos son los que manejan los hilos y probablemente esten detras del origen de la crisis en Europa. Conspiracion contra el euro no, pero casi. Lo que es insostenible es que a Alemania le salga el dinero casi regalado y a nosotros cada vez mas caro. Acabaria rebotando en toda la economia europea. En realidad no estoy preocupado: en los proximos dias vendra una orden del otro lado del Atlantico y el BCE comprara deuda periferica. Lo acaba de avanzar hoy (entre lineas) la Sra. Lagarde. El que quiera entender los mercados tiene que saber de ecogeopolitica.
Normas
Entra en El País para participar