Pide mayor papel del BCE en supervisión bancaria

Merkel considera los eurobonos un camino a la "mediocridad"

La canciller alemana, Angela Merkel, reclamado un mayor papel del Banco Central Europeo en la supervisión de los bancos europeos. Además, ha vuelto a echar por tierra cualquier intento de crear los eurobonos, al calificar de "prematuras" las propuestas y considerarlas un camino a la "mediocridad".

Alemania está dispuesta a ayudar a países de la zona euro en dificultades, pero no a través de los eurobonos. Angela Merkel ha vuelto a dejar claro que su Gobierno no aceptará ningún tipo de mutualización de la deuda europea, una medida que podría encarezca sus costes de financiación.

Eso sí, ha pedido un mayor papel del BCE en la supervisión bancaria, una función que no esté "dirigida por los intereses nacionales y que sea independiente. Ese papel lo podrma desempeqar el Banco Central Europeo", señaló Merkel en un encuentro con empresarios y emprendedores en Berlín.

La canciller alemana se ha mostrado dispuesta a ayudar a otros países a mejorar su "competitividad" pero ha dejado claro que "simplemento estabilizar" la rentabilidad de la deuda pública no es la solución, según ha indicado.

Merkel ha reiterado que la crisis de deuda de la zona euro supone un "reto histórico" que no se puede solucionar simplemente "tapandor" las causas de su origen.

La creación de los eurobonos, reclamada por países como Francia y España, ha sido un motivo de enfrentamiento de Angela Merkel con el nuevo presidente francés, François Hollande. El primer ministro galo, Jean-Marc Ayrault, ha querido hoy sin emabrgo quitar hierro al enfrentamiento y ha insisitido en que Francia no busca aislar a Merkel y su obsesión por la austeridad, sino que trabaja en las búsqueda de una solución definitiva a la crisis del euro. "No busco un frente contra Merkel", aseguró el jefe del Gobierno francés en la radio "Europe 1", en respuesta al cruce de acusaciones entre dirigentes de París y Berlín en los últimos días.

Ante las acusaciones de la canciller de del peligro de las "soluciones fáciles" y de la "mediocridad", Ayrault respondió que "no hay que dejarse llevar por fórmulas simplistas".