Considera que el préstamo no alcanzará los 100.000 millones

La CE ve razonable que la ayuda a la banca tenga un interés entre el 3% y 4%

El portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, ha indicado que el crédito de la Unión Europea a la banca española podría conllevar un tipo de interés entre el 3% y el 4%, lo que ha considerado como una cifra "razonable".

En una entrevista en TVE, Altafaj ha recordado que los detalles del préstamo de la UE se conocerán en "pocas semanas", y ha insistido en que "no es un rescate de banqueros ni de accionistas, sino de un sector que debe aportar el motor a la recuperación de la economía española".

El portavoz de Asuntos Económicos de la CE ha subrayado que serán "condiciones muy rigurosas que se ceñirán a todo el sector financiero, no sólo a los bancos afectados", y ha añadido que el Estado español será el responsable en último término de la devolución del crédito, ya que es el que firmará el memorándum y recibirá el dinero a través del FROB, que es un fondo público.

No obstante, ha señalado que el crédito "en condiciones muy favorables para la economía española" debe hacer que las entidades con problemas de solvencia se fortalezcan, y el dinero pueda devolverse a través de mecanismos de mercado, como fusiones o adquisiciones.

"Si no, evidentemente el Estado español es efectivamente el garante y los fondos públicos serían los que deben ayudar a la recapitalización, pero no se trata de salvar bancos a cualquier precio, y por supuesto no a banqueros ni a accionistas", ha recalcado. Además ha recordado que el préstamo se ha concedido con unas condiciones muy estrictas y que el objetivo es la racionalización del sector bancario español.

De las condiciones que Bruselas impondrá a las entidades, ha destacado que se vigilará la toma de riesgos para evitar "comportamientos poco responsables" y que se trabajará para reforzar la transparencia del conjunto del sector para que se ponga al servicio de la economía real.

El portavoz de la CE también ha subrayado que en principio el préstamo y los intereses computan como deuda y no deberían afectar al déficit público. Altafaj ha recordado que en otros países que han recibido ayudas los intereses han recibido un tratamiento estadístico específico por parte de la oficina europea Eurostat.

El portavoz ha confiado en que no será necesario aportar los 100.000 millones de euros ofrecidos, aunque ha recalcado que era necesario dar un margen de seguridad para disipar las dudas de los mercados.

Altafaj ha afirmado que entiende la distinción que está marcando el Gobierno español con la situación de Grecia, Italia y Portugal al no hablar de un rescate, sino de una ayuda al sector financiero.