Critica las ayudas fiscales a la compra de vivienda de Rajoy

El Banco de España pide rebaja de salarios y precios

El informe anual del Banco de España argumenta que, sin capacidad de para decidir la política monetaria, el Gobierno debe adoptar medidas que permitan elevar la competitividad a través de la reducción de sueldos, precios y márgenes empresariales.

El término "costes laborales" aparece 30 veces y Bankia sólo dos en las 280 páginas del último informe anual del Banco de España de 2011, último ejercicio completo en el que Miguel Ángel Fernández Ordóñez ocupaba el cargo de gobernador. El documento hace especial hincapié en que el incremento de los costes laborales durante la crisis profundizó la destrucción de empleo. "La remuneración por asalariado para el total de la economía ha aumentado dese 2008 un 10%", señala el informe, donde se alaba la reforma laboral aprobada por el Gobierno por reducir los costes de despido y facilitar la rebaja de salarios en situaciones en crisis. Sin embargo, el Banco de España considera "apremiante una replanteamiento global de las políticas activas de empleo", cuya financiación corresponde al Estado central y su gestión está transferida a las comunidades autónomas. En este sentido, insta a una mayor vinculación de estas políticas con las prestaciones de desempleo. De ello, se desprende que el supervisor sería partidario vincular el cobro del paro a la búsqueda de empleo por parte de los parados.

Por otra parte, también apunta que, paradójicamente, los márgenes empresariales se incrementaron en el pasado ejercicio pese a la fuerte caída del consumo. ¿Explicación? "La existencia de un insuficiente grado de competencia en algunos mercado, que subraya la importancia que tienen las reformas liberalizadoras".

Recuperación en 2013

El supervisor constata que el "recrudecimiento" de la crisis financiera y el endurecimiento de las condiciones financieras dañarán la economía y profundizarán en la recesión este año, una situación que se agravará en el corto plazo por la medidas de consolidación fiscal (aumento de impuestos y recorte del gasto) adoptado por el Gobierno. Sin embargo, el Banco de España augura -aunque sin demasiada confianza- en que en 2013 "comenzarán a apreciarse los primeros estadios de una recuperación más duradera".

Críticas al Gobierno de Rajoy

Los elogios a la política laboral del Gobierno de Mariano Rajoy se convierten en crítica al abordar la política fiscal y, especialmente dos medidas: la recuperación de la deducción por compra de vivienda para todas las rentas y la aplicación del tipo reducido del 4% para la adquisición de casa. El Banco de España entiende que esa medida supone "un paso atrás en la necesaria neutralidad fiscal entre la tenencia de vivienda en alquiler y aquellas en propiedad.

Por otra parte, también advierte al Ejecutivo que las previsiones de ingresos y gastos incluidas en los presupuestos podrían sufrir un desvío y, por lo tanto, desbaratar el objetivo de reducir el déficit fiscal del 8,9% registrado en 2011 al 5,3% que exige Hacienda. Por el lado de la recaudación, el Banco de España advierte que los ingresos previstos por las subidas fiscales aprobadas podrían ser inferiores. Y, además, apunta que las partidas como el gasto por desempleo o las pensiones podrían sufrir un desvío al alza.

Cae el poder adquisitivo de las familias

Los ingresos de las familias avanzaron en 2011 un 0,4%, un nivel inferior al incremento de precios. Así, el Banco de España destaca que, en terminos reales, los ingresos de las familias descendieron un 2,7%. Y, en la medida en que el precio de la vivienda siguió cayendo el año pasado, el patrimonio neto de los españoles también se redujo.

Menos crédito

El Banco de España augura que el acceso al crédito seguirá vedado a buena parte de empresas y familias. En 2011, la caída de los activos inmobiliarios y de la Bolsa, provocó un endurecimiento de las condiciones financieras.