Bolsa

Compañías a precio de opa en la Bolsa española

La pérdida de valor de las empresas abre la puerta a operaciones corporativas. Los expertos prevén movimientos cuando mejore el entorno.

Imagen de un maletín hecho con un billete de 100 euros
Imagen de un maletín hecho con un billete de 100 euros

El presidente de FCC, Baldomero Falcones, ha puesto voz esta semana a la inquietud que viven las empresas que cotizan en la Bolsa española. El pasado jueves, horas antes de que se celebrara la junta de accionistas de la constructora, el ejecutivo manifestó su deseo de que se instalara la prohibición de las posiciones cortas en todas las entidades presentes en el Ibex , no solo en el sector financiero, en un intento de frenar el descalabro bursátil que están sufriendo. Su mensaje refleja inquietud por la situación que atraviesa su propia empresa -que cae en Bolsa el 52,6% en 2012 y un 84% desde 2007- y por la de todas las empresas españolas, en general. La vía de escape parece que deberá venir desde el Gobierno, y las compañías esperan una respuesta pronto, porque el temor a recibir una opa crece día a día.

El Ibex ha perdido más de 200.000 millones desde el inicio de la crisis en 2007. Cotiza en mínimos de 2003 y pierde un 29% en 2012. A excepción de Inditex o de Dia, el resto de los valores del índice cotiza en los niveles más bajos en más de un año. Las capitalizaciones han caído en picado, y de los 100.000 millones que llegó a valer Telefónica o Santander, se ha pasado a los 41.417 y 40.440 millones del cierre del pasado viernes. El castigo a las empresas españolas ha sido brutal y los ratios y los fundamentales, que históricamente han servido de guía a los analistas para decidir si invertir o no en un valor, han quedado en desuso. "Las compañías cotizan de forma global a precios ridículos y no se sustentan bajo ningún concepto. Se está valorando un activo 100% español y no multinacionales", explica Alberto Roldán, responsable de análisis de Inverseguros.

Las más baratas según el precio al que cotizan por valor en libros y por PER son Popular, Bankinter, Gamesa, Iberdrola, Mapfre y Sacyr. Pero de las 35 empresas del Ibex, el 60% está por debajo de su valor contable. Fuera del índice selectivo, entidades más pequeñas como Fersa, Solaria o Service Point cotizan a menos de 0,24 veces su valor en libros; una auténtica oportunidad para quienes buscan grandes compañías a precios de saldo. Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4 Banco asegura que España seguirá siendo un mercado atractivo para las multinacionales de numerosos sectores e inversores de largo plazo. "No tardaremos en ver operaciones de toma de participaciones significativas o de control de empresas españolas por parte de inversores europeos o de países emergentes", comenta. Quiñones opina que puede surgir fuerte interés entre las compañías alemanas, que pueden financiarse con gran facilidad; la deuda a corto plazo cotiza al 0,01%, y la de 10 años, al 1,47%. El próximo 6 de septiembre se celebrará en Madrid un foro entre empresarios alemanes y españoles en el que participara Angela Merkel, y la canciller ya ha avanzado que confía en dar "un golpe importante" a la inversión extranjera en España.

Aunque el campo parece estar abonado para los cazadores de gangas, lo cierto es que los analistas no esperan movimientos hasta que la situación o el entorno inviten a tomar riesgo. También, la dificultad de acceso a la financiación continúa poniendo freno a las operaciones corporativas.

A juicio de los expertos, la búsqueda se centrará en compañías cuyo accionariado no esté muy concentrado y donde no haya que pagar una prima excesiva. América Móvil lanzó este año una oferta a KPN para llegar al 27,7% de su capital con una prima del 24%; sin embargo, la holandesa considera que son precios que infravaloran "sustancialmente" la empresa. El desembolso, en cualquier caso, será menor que en marzo de 2000, cuando KPN costaba en Bolsa 44.000 millones más. "Cuando más caigan las capitalizaciones, más llamará la atención a los inversores. Si España queda relegada a economía emergente, en el sentido de la recuperación, será una oportunidad para las empresas europeas", explica Alberto Roldán. "Si esto ocurre, sería una buena noticia para el país, ya que volvería al mercado internacional y dejaría de ser una historia de fracaso, que es lo que se cuenta en este momento", añade.

La caída de capitalizaciones en la Bolsa española ha revolucionado el ranking de empresas cotizadas. En el Ibex, algunas como Gamesa o Sacyr tienen un valor que no llega a los 1.000 millones de euros. En cambio, Zardoya Otis o Prosegur, que cotizan fuera del principal indicador, cuestan en el mercado 3.170 millones y 2.335 millones. Incluso Inditex se convirtió hace unos días en número uno de la Bolsa, por encima de Telefónica y Santander.

Quién está en el punto de mira

Gamesa es una de las eternas candidatas a protagonizar una operación corporativa. El valor es uno con las mayores posiciones cortas -6,5% del capital- y arrastra una caída del 95% en cinco años. Y todo, pese a que el mercado internacional representó en el primer trimestre de 2012 el 92% de las ventas totales de la compañía.

Indra cuesta en el mercado 1.167 millones de euros y cotiza en mínimos de 2003, precio que deja su valor libros en el mercado en 1,06 veces. Las posiciones cortas en Indra llegan al 10,8% del capital.

El sector eléctrico va a estar en el punto de mira, según los expertos, que esperan que se produzcan movimientos de consolidación a nivel europeo. "Las capitalizaciones son ridículas", dice Alberto Roldán. Gas Natural y Endesa cotizan con un PER de 6 veces, cuando la media del Ibex se sitúa en 10,7.

Los bancos van a ser otro grupo donde los inversores van a poner su atención. No obstante, aún falta por liquidar el proceso de reestructuración así como la implementación de la nueva regulación.

Iberdrola está presente en 40 países del mundo. Su perfil internacional no la ha salvado, sin embargo, del castigo. El precio de la acción ha caído el 70% desde julio de 2007.

BME es otra de las compañías donde los analistas esperan desde hace tiempo algún movimiento, a pesar de que se encuentran opciones más baratas en la Bolsa.

NH Hoteles tenía un valor en libros al cierre del viernes de 0,37 veces.