La presidenta de Argentina habló del expresidente de Bankia

Kirchner a Rato: "Fundió un banco y nos quería dar lecciones"

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha recordado ayer en un acto público al expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, al cuestionar las políticas impuestas durante su presidencia en el FMI y las reiteradas críticas que el titular del organismo internacional realizaba al país sudamericano.

En un acto público la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se ha referido al exdirector de Bankia, Rodrigo Rato, como "ese ex director del Fondo Monetario que fundió un banco en España es el que daba lecciones de cómo administrar el país y los corifeos locales cuestionaban las críticas que se le hacían", ha señalado la Presidenta el mismo día en el que se supo que el BCE rechazó el plan del presidente español Mariano Rajoy para salvar Bankia, informó la prensa argentina.

Kirchner recordó que Rato "es quien nos dirigió parrafadas memorables contra la Argentina y su modelo de crecimiento. Críticas muy fuertes. Y la verdad que cuando una ve estas cosas y acá un banco de economía social genera 247 mil puestos de trabajo con $565 millones... No es para creernos mejor que nadie, pero la verdad es que nos sentimos orgullosos".

De ese modo la jefa de Estado ha recordado al ex director del Fondo Monetario Internacional que solía criticar la política económica argentina y les solicitaba a los gobiernos que se ajustaran a las recetas del organismo multilateral. Años después fue criticado por sus propios sucesores en el puesto.

Además Kirchner se refirió a la entidad financiera: "Ha tomado estado público Bankia, un banco de España. El gobierno de (Mariano) Rajoy debió auxiliarlo porque se caía con 23 millones de euros... Todo lo que se puede hacer con ese dinero en materia de trabajo. Lo interesante es que el presidente del banco es Rodrigo Rato, quien fuera titular del FMI".

La presidenta argentina defendió el modelo económico implementado en su país, pese a las críticas externas, y destacó que ese proyecto considerado "tan heterodoxo para algunos y tan horroso para otros", continúa generando trabajo. "Es lo que una sociedad no puede perder nunca: trabajo, esperanza, alegría y agradecimiento a Dios", dijo.