El Ibex cae un 1,11% arrastrado por Bankia

La banca vuelve a hundir al Ibex

El Ibex ha encadenado la quinta jornada consecutiva de números rojos, después de bajar hoy otro 1,11%, mientras la prima de riesgo ha vuelto a acercase peligrosamente a los 500 puntos. El derrumbe del sector bancario, liderado por Bankia (-14%), y la incertidumbre en Grecia han acelerado las ventas.

Ilustración de Bolsa
Ilustración de Bolsa

La banca arrastra de nuevo al Ibex hacia las profundidades de un nuevo soporte. El selectivo ha caído un 1,1% (ha llegado a bajar un 2,67%) y cierra a 6.537,9 puntos, con lo que el soporte de los 6.700 puntos se aleja a marchas forzadas. La incertidumbre que rodea la crisis institucional en Grecia y la indecisión del BCE golpean también la confianza del inversor. Tras una apertura al alza, las ventas volvieron al parqué hasta que se conocieron los resultados de la subasta. El Ibex lograba apuntarse leves avances que se han evaporado ante el desplome del sector bancario, arrastrado por Bankia.

El temor a una retirada masiva de depósitos de la entidad recientemente nacionalizada ha provocado que el valor llegara a bajar cerca de un 30% durante la jornada. Al final, y tras un comunicado del banco para intentar tranquilizar los ánimos de los inversores, Bankia ha finalizado con un recorte del 14,08%. Ha contagiado al resto del sector. Popular se ha dejado un 4,6%; CaixaBank un 3,08%; BBVA un 2,79% y Santander un 1,66%.

La losa de la banca ha neutralizado los relativamente buenos resultados del Tesoro. Ha captado 2.490 millones de euros en bonos a tres y cuatro años, el máximo previsto. Pero la escalada de la prima de riesgo le ha llevado a pagar más del 5% por la deuda a cuatro años pero la demanda total ha sido sólida al superar en 2,95 veces la oferta.

IBEX 35 8.338,10 -1,09%

Grecia sigue en el alero. Bruselas teme una victoria de las fuerzas radicales contrarias a las reformas impuestas por la troika en las nuevas elecciones para el 17 de junio. Esto acabaría motivando que el país, al borde la quiebra, acabase abandonando la moneda única y todo ello a pesar de las reticencias de gran parte de la eurozona que se vería obligada a afrontar elevados costes.

La difícil coyuntura que atraviesa el Viejo Continente está provocando una hipersensibilidad de los inversores a cualquier noticia referente al BCE. Ayer, su presidente Mario Draghi dejó caer la posibilidad de aplicar nuevas medidas de estímulo monetario, idea que es vista por la firma de análisis Link como la única salida posible para rebajar las tensiones. Asimismo, en el informe diario, de sus analistas señalan que la compra de bonos periféricos podría ser un espaldarazo a las reformas emprendidas hasta el momento.

Dentro de nuestras fronteras, la atención del día pasa por el Consejo de Política Financiera en donde las Comunidades Autónomas presentarán ante el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, los planes de ajuste que llevarán a cabo para cumplir con los objetivos de déficit. Es precisamente los desvíos acometidos en las cuentas regionales donde se halla parte de la responsabilidad del incumplimiento de los objetivos fijados por Bruselas.

Con este panorama el mercado de deuda continúa bajo una fuerte presión. La prima de riesgo ha amanecido en el nivel de los 480 puntos, para cerrar la jornada otra vez al filo de los 500 puntos básicos (ha terminado en 489). Asimismo para los plazos más cortos la rentabilidad mantiene los mismos niveles de la sesión anterior después de haber repuntado cerca de 100 puntos básicos en menos de una semana.