Proceso de integración

Popular salda la integración de Pastor con 800 prejubilaciones

El nuevo grupo prescindirá de unas 300 oficinas y tiene pendiente la homologación salarial de sus plantillas.

Banco Popular trabaja para culminar en los próximos meses el proceso de integración de Banco Pastor, cuya absorción fue anunciada el pasado octubre. El último paso dado por la dirección de la entidad ha sido el de consensuar un plan de ajuste laboral con la representación sindical de sus plantillas. Un ajuste que se saldará íntegramente por la vía de las prejubilaciones. Estas afectarán a 450 de los 14.062 empleados de Popular y a 350 más de Pastor, con 4.107 trabajadores. Un total de 800 salidas, según fuentes conocedoras del plan, que se consumarán progresivamente a lo largo del año.

Los afectados por las prejubilaciones, de otra parte, tienen una edad media de 60 años, en el caso de Popular, y de 58 años, en Pastor, lo que acota mucho el plazo en el que la entidad deberá pagarles antes de que accedan a la jubilación oficial. Esta circunstancia reducirá de forma importante el coste de las prejubilaciones en comparación con ajustes similares que preparan otras entidades partiendo de edades apenas superiores a los 50 años de edad.

Fuentes sindicales señalan que la gestión del proceso ha estado enfocada en todo momento a evitar cualquier tipo de salida traumática y que se han efectuado entrevistas personalizadas con cada trabajador de Pastor a fin de estudiar eventuales cambios de destino o asignaciones. Una ardua labor por parte de los departamentos de recursos humanos que ha ralentizado el proceso pero ha evitado situaciones conflictivas.

En materia laboral, por tanto, la negociación pendiente se ceñiría a la homologación de las condiciones laborales y salariales de ambos grupos de trabajadores. Materia que atañe fundamentalmente a los complementos salariales y que desde la centrales sindicales confían en tener atado con la empresa para el mes de julio.

En paralelo, sin que estén previstas salidas adicionales por ello, la integración de Pastor en Popular conllevará el cierre aproximado de 300 oficinas, de entre las 2.203 que tiene hoy Popular y las 575 que tiene Pastor. La estrategia a medio plazo es que Pastor sea la marca fuerte en Galicia, donde Popular, que dominaría el resto del territorio, conservaría unas 40 oficinas. El proceso de integración, según informó la entidad en su última presentación de resultados, aportará unas sinergias de 50 millones de euros.

Montante que ayudará a cumplir con las nuevas provisiones inmobiliarias a las que obliga la reforma financiera. Una factura de 1.695 millones para el conjunto de las entidades que podrán acometer con un año más de margen por el hecho de haberse fusionado.