Rajoy afronta las críticas por el uso de más ayuda pública a la banca

Bankia adelanta a hoy el relevo de Rodrigo Rato por Ignacio Goirigolzarri

Goirigolzarri asumirá la presidencia de Bankia y de su matriz previsiblemente hoy, cuando se reunirán los consejos de administración de ambas entidades. El Gobierno salió ayer al paso de las críticas por el inminente uso de fondos públicos para sanear la entidad y los rumores sobre su intervención.

El nombramiento de José Ignacio Goirigolzarri es inmimente. El ex número dos de BBVA asumirá la presidencia de Bankia y de su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros, en la reunión que mantendrán hoy los consejos de administración de ambas entidades. Aunque en un principio se pensaba que el relevo podría llegar el viernes, se espera que Rato presente hoy su dimisión como presidente de las dos entidades, lo que acelera la toma de las riendas de Bankia y BFA por parte de Goirigolzarri.

La decisión del Gobierno de forzar la salida de Rodrigo Rato de la presidencia de Bankia y los planes de conceder a la entidad nuevas ayudas públicas por un importe que rondaría los 7.000 millones de euros han desatado una cascada de críticas en el ámbito político y financiero de las que el ejecutivo de Mariano Rajoy tuvo que salir ayer al paso.

De entrada, el Ministerio de Economía difundió ayer por la mañana un comunicado en el que desmentía "rotundamente" que Bankia haya sido intervenida. "Lo que se ha producido es el anuncio del inminente cambio en la presidencia de la entidad y, a partir de ahora, el objetivo es ejecutar un plan de saneamiento, reestructuración y mejora del gobierno corporativo que garantice su viabilidad futura", explicaba el comunicado, que respondía a la inquietud que llegó a cundir entre clientes y accionistas de la entidad financiera por los abruptos cambios conocidos la víspera.

BANKIA 1,78 2,65%

No en vano, el mercado ha llegado a interpretar la presión de Economía sobre Bankia como una suerte de nacionalización encubierta, sin el recurso al Banco de España, en la que se produce igualmente el relevo en la gestión y la previsible inyección de capital propio de las intervenciones. Ahorradores y accionistas quedan aún a la espera de conocer el futuro de la entidad financiera, que será pilotada por José Ignacio Goirigolzarri, y cuyo destino está vinculado a los detalles que anunciará este viernes el Gobierno sobre el nuevo decreto de creación de banco malo.

Mientras se resuelven todas las dudas, Guindos quiso lanzar un mensaje expreso a "los clientes, depositantes y a todos aquellos que tienen préstamos en Bankia", y en declaraciones a Efe aseguró que "tienen que estar absolutamente tranquilos porque es una entidad solvente, que tiene futuro". Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tuvo que hacer frente en el Senado a las críticas de la oposición por la inminente concesión de ayudas públicas, en medio de una oleada de recortes del gasto social, en especial la sanidad y la educación. "No sé qué dicen de dinero público porque hasta ahora el único dinero público que se ha dado a la banca es el del Gobierno del PSOE", replicó Rajoy, que evitó hacer cualquier referencia directa a Bankia.

Reacciones en el sector

La solución que prepara el Gobierno para Bankia también tuvo ayer eco en el sector financiero, que si bien ha recibido con cierto alivio el cambio en la gestión y los planes de saneamiento, también muestra su recelo ante un posible trato de favor que cree distinciones entre unas entidades y otras.

El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, reclamó ayer conocer "en qué términos" se va a conceder una eventual ayuda a Bankia y reconoció que anteriores medidas respecto a la banca le dejaron "un poco perplejo", al tiempo que se planteó "si realmente existe" la igualdad en el trato a las diferentes entidades.

Explicaciones a Bruselas

La Comisión Europea recordó ayer que Bankia deberá presentarle un plan de reestructuración si recibe ayudas del Gobierno español para su saneamiento. Este plan deberá demostrar la viabilidad del modelo de negocio, el adecuado reparto de las cargas y la no distorsión de la competencia, según explicó ayer Joaquín Almunia, comisario europeo de Competencia.

Olivas, relevado como consejero de la entidad en Iberdrola

El consejo de administración de Iberdrola ha convocado una junta general de accionistas para el próximo 22 de junio, en la que se aprobará el nombramiento de varios consejeros, entre ellos Francisco Pons Alcoy, quien sustituirá a José Luis Olivas como representante de Bankia en la eléctrica.

Pons es desde comienzos de año vicepresidente ejecutivo del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, en sustitución de Olivas, que sí aún se mantiene como presidente de Bancaja.

El desencuentro entre Olivas y el resto de socios dentro del grupo Bankia se hizo patente cuando el Banco de España intervino en noviembre de 2011 Banco de Valencia, una filial que Bancaja había aportado a la alianza de cajas y en la que el propio Olivas ocupó la presidencia durante siete años.

Cuando comenzaron los problemas en esta entidad, el expresidente de la Generalitat valenciana renunció a la presidencia. Unas semanas después, también dejó el puesto de vicepresidente de BFA y vicepresidente único para participadas de Bankia.

Olivas cobró 1,6 millones de euros en 2011 entre Bankia, BFA y Bancaja.