Goirigolzarri será el nuevo ejecutivo

Rato dimite como presidente de Bankia

Rodrigo Rato ha presentado su dimisión como presidente de Bankia. En una carta de despedida ha propuesto a José Ignacio Goirigolzarri (exconsejero delegado de BBVA) para que le sustituya al frente de la entidad.

Rodrigo Rato acaba de hacer pública su renuncia como presidente ejecutivo del grupo Bankia-BFA. En una carta remitida por el exministro de Economía, explica que ha decidido "pasar el testigo a un nuevo gestor por estimar que es lo más conveniente para esta entidad".

La decisión se debe a la presión ejercida por el Gobierno ante las exigencias de los mercados financieros y el FMI, organismo internacional que había solicitado el saneamiento del balance de la entidad y un cambio profundo en su gestión.

Según publica El Mundo, Rato ha justificado su dimisión "para que no se entienda que las eventuales ayudas públicas han sido decididas para favorecer a una persona ligada al PP".

BANKIA 1,78 2,65%

El nombre propuesto como nuevo presidente ejecutivo de la entidad es José Ignacio Goirigolzarri, exconsejero delegado de BBVA. Este directivo tenía hasta el año pasado una incompatibilidad para ocupar un cargo en el sector financiero español, pero esta limitación concluyó hace unos meses.

Las fuertes desavenencias entre el Ministerio de Economía y la dirección de Bankia han sido clave para propiciar la salida de Rodrigo Rato. El departamento dirigido por Luis de Guindos tuvo un primer encontronazo con Rato y su equipo cuando impuso una fuerte limitación de sus salarios, dado que la entidad había recibido 4.465 millones de euros de ayudas públicas.

Los problemas se agravaron cuando Economía divulgó un informe preliminar del FMI donde se pedían cambios urgentes para Bankia, tanto para en su gestión como nuevos saneamientos. Fuentes del ministerio habían avanzado esta mañana que el cambio en la cúpula de la entidad financiera iban a ser "inminentes".

Después de este relevo al frente del grupo, se espera que la entidad solicite más ayudas públicas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), por un importe que rondaría los 8.000 millones de euros.

Rato: dos años al frente de Caja Madrid y Bankia

Rodrigo Rato accedió a la presidencia de Caja Madrid en enero de 2010. A los pocos meses, la entidad impulsó una fusión con Bancaja y otras cinco pequeñas cajas locales, que dió lugar a Banco Financiero y de Ahorros (BFA)la mayor alianza de cajas del país. El grupo transfirió todo el negocio bancario a una filial, Bankia, que empezó a cotizar en Bolsa en julio de 2011. Sin embargo, desde la constitución de la alianza han persistido las dudas sobre la solvencia del grupo.

Mientras tanto, José Ignacio Goirigolzarri, dejó el puesto de consejero delegado de BBVA en septiembre de 2009, por desavenencias con el presidente de la entidad Francisco González. El propio Rato trató de recuperar al directivo como consejero delegado de Bankia, antes de la salida a Bolsa, pero Goirigolzarri declinó la propuesta: su condición era mandar, y Rato no quería ceder poder.

De acuerdo con fuentes financieras, la elección de Goirigolzarri ha sido impuesta por el Ministerio de Economía. Esta es la primera vez que el Gobierno recurre a un banquero de máximo prestigio para tratar de reflotar una entidad con problemas. En el caso de Novacaixa Galicia, su nuevo presidente, José María Castellano, tenía un importante reconocimiento como ejecutivo, pero al frente de la compañía textil Inditex.

La escuela de banqueros de Neguri

En 1993, cuando Banesto fue intervenido, el Gobierno también apostó por un banquero de la conocida como 'escuela de Neguri' para reflotar la entidad. En aquella ocasión, fue Alfredo Sáenz y un equipo de gestores procedentes de Banco Bilbao Vizcaya los encargados de hacerse con el control de la entidad. Cuando elbanco fue adjudicado a Santander, Sáenz permaneció en el grupo y acabó siendo designado consejero delegado.

La trayectoria de José Ignacio Goirigolzarri como consejero delegado de BBVA tenía un amplio reconocimiento internacional. Sin embargo, el directivo dejó el grupo al ver alejarse las probabilidades de sustituir al Francisco González como presidente.

Comida de despedida

De acuerdo con fuentes cercanas a la cúpula de Bankia-BFA, Rodrigo Rato ha convocado para una comida a sus más estrechos colaboradores para despedirse y explicar las razones de su partida. En la entidad existe un profundo malestar por el papel que ha jugado el Ministerio de Economía, que ha soslayado al Banco de España en su labor de supervisión financiera para acabar imponiendo un cambio al frente del equipo gestor.

Con la salida de Rato, la continuidad del consejero delegado del grupo, Francisco Verdú, está en el aire. Fue el propio Rato quien contactó personalmente con Verdú cuando Bankia salió a Bolsa y quien respaldó su valía para llevar el día a día de la entidad.